LEY GENERAL DE MARINA Y ACTIVIDADES CONEXAS

 

GACETA OFICIAL

DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

N° 37321 DEL 09 DE NOVIEMBRE DE 2001

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

DEL DECRETO CON FUERZA DE LEY GENERAL DE MARINA Y ACTIVIDADES CONEXAS

 

ANTECEDENTES

 

Venezuela por su posición geográfica es un país marítimo por excelencia, sin embargo la actividad naviera no ha logrado alcanzar el desarrollo que le corresponde, entre otras cosas por la carencia de políticas que superen los obstáculos existentes. Nuestra ley de Navegación, aun cuando fue reformada en 1988, su cuerpo normativo esta enmarcado en la derogada Ley de Navegación de 1944. Su reforma se basó en términos generales, en incluir unidades tributarias para las sanciones, en la previsión de que buques de personas jurídicas extranjeras, buques a cascos desnudos y los arrendamientos financieros pudiesen optar al registro de la Marina Mercante Nacional, no previéndose cambios profundos que motorizaran la Marina Mercante y llenasen las expectativas del sector.

 

Con la promulgación de la Ley de Reactivación de la Marina Mercante Nacional se abrió la puerta para elaborar los lineamientos de las políticas acuáticas del Estado y la adecuación de la Legislación Marítima, que permita el uso efectivo de nuestros espacios acuáticos, teniendo como norte la conquista de los mares del mundo. Es así como el Ministerio de Infraestructura conjuntamente con el Consejo Nacional de la Marina Mercante invitó a una serie de instituciones, personalidades y entes involucrados del sector, a formar parte de este proyecto, produciéndose la participación en forma entusiasta, mediante los distintos Comités y Subcomités que elaboraron coordinadamente el cuerpo de esta Ley.

 

Las nuevas políticas deben satisfacer las necesidades desde dos ópticas: El Comercio y La Industria, siendo un vínculo entre éstas el transporte, pero debiendo estar correctamente enfocado, de allí la necesidad de establecer normas jurídicas transparentes que jueguen un papel preponderante que fomente el control de buques, navegación, seguridad, dotación de personal, seguridad de la vida humana en el espacio acuático, entre otras.

 

Esto trae como exigencia un conjunto de reglas lo suficientemente claras y estables que garantizan la seguridad jurídica del sector acuático e incentivan la repatriación y captación de capitales. Con ese espíritu se trabajó armónicamente en la elaboración de la Ley General de Marinas y actividades conexas.

 

 

DESARROLLO

 

El cuerpo de la ley posee una de las figuras mas importantes e innovadoras, como es la Autoridad Acuática, ya que nunca había sido regulada, delimitándose sus funciones y atribuciones.

 

Venezuela participa de la filosofía de la Organización Marítima Internacional (OMI). "Mares más seguros", y bajo este principio y en consonancia con el acuerdo de Viña del Mar, se busca tener un control de los buques por parte del Estado Rector del Puerto, a los fines de evitar el ingreso de buques deficientes, que luego son abandonadas por los armadores causando entre otros daños al ambiente, debiendo la Administración hacerse cargo de los gastos que la genera. Con las inspecciones se pretende que los buques cumplan con los requisitos de seguridad para la navegación, obligándose el Ejecutivo Nacional a capacitar y controlar a los inspectores que realizan dichas inspecciones.

 

Se amplió el concepto de Marina Mercante a Marina Nacional entendiéndose como tal la Armada, los Buques de Transporte por agua y bienes y personas (Marina Mercante), la Marina Deportiva, de Pesca, de Turismo , Recreativo y de Investigación.

 

Igualmente se define buque de una forma clara y amplia, dejando atrás la distinción de buque o nave y artefactos de navegación, incluyendo dentro de este concepto a toda construcción flotante capaz de navegar por agua.

 

El mar es fuente de riqueza y a través de sus vías naturales se trasportan todo tipos de bienes y personas, pero no es menos cierto que también por las actividades que se realizan en él, se produce un sin número de situaciones que conllevan a pérdidas de vidas humanas, daño al ambiente, al ecosistema. Se prevé que la autoridad acuática consolide el sistema de seguridad y socorro permanente estableciendo normas y procedimientos para controlar estas actividades y contemplándose la capacitación del personal involucrado.

 

En este Decreto Ley se acogieron los principios universalmente aceptados en los que se refiere a Salvamento y Accidentes de Navegación, estando en la obligación el Ejecutivo mediante la autoridad acuática, de generar normas para la enseñanza y la actualización técnica.

 

Vista las experiencias de accidentes de navegación y ante la cantidad de restos de naufragios presentes en nuestras aguas, vías o canales de navegación, se procede a delimitar las obligaciones del armador en lo que se refiere al marcaje, patrullaje de la zona y remoción de los restos o buques, así como el reembolso de los gastos incurridos de no hacerlo.

 

Uno de los grandes logros y satisfacciones en el ámbito naviero es el Registro Naval Venezolano, por cuanto el régimen de determinación de la propiedad sobre el buque es uno de los aspectos más importantes del Derecho Marítimo.

 

En Venezuela se detentaba un sistema de doble determinación de la propiedad de las naves, es decir, un registro que acreditaba la propiedad en el Registro Subalterno del lugar de matrícula de la nave y otro en el Registro de la Marina Mercante en las Capitanías de Puerto para la obtención de la matrícula. Con este Decreto Ley se centraliza en una sola Institución todos los actos que tienen que ver con la constitución, transmisión, modificación y extinción de derechos reales sobre el buque.

 

Se contemplan los requisitos para optar al cargo de Registrador Naval, así como la ubicación física de las oficinas de registro en cada una de las Capitanías de Puerto y los emolumentos que ocasiona la inscripción de los distintos documentos.

 

En el Registro ubicado en la Sede Principal del Instituto Nacional de los espacios Acuáticos, se llevará además el duplicado de los asientos registrales que se realizan en los Registros de cada una de las Circunscripciones Acuáticas.

 

Se previó a los fines de darle seguridad jurídica a los usuarios, remitiendo copia de los asientos registrales que se lleven en cada uno de los Registros Navales Venezolanos, incluido el de la Sede Principal ubicado en el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, al Registro Principal de la Circunscripción correspondiente.

 

El tema que causó mayor discusión el los grupos de trabajo fue el de la figura jurídica establecida para las concesiones de los servicios de pilotaje, remolcador y lanchaje, para finalmente concluir que para una mejor prestación de estos servicios, es necesario crear la figura antes señalada, siempre bajo la supervisión, vigilancia y control del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos.

 

Se condensa en el mismo texto los servicios conexos, que se encontraban dispersos en distintos cuerpos legales, como los servicios de cartografía náutica, actividades oceanográficas, científicas, subacuáticas e hidrográficas, publicaciones náuticas, levantamientos hidrográficos, pudiendo ser autorizados particulares para la prestación de este servicio, debidamente certificados por la autoridad acuática.

 

En lo que respecta a los títulos, licencias y permisos de la Marina Mercante, de pesca y deportiva, se contemplaron los requisitos y normas de conformidad con los Convenios Internacionales del cual somos partes, lo que permitirá que nuestros marinos compitan en igualdad de condiciones en buques y mares internacionales, dando como resultado el beneficio de la seguridad de la vida humana en el mar y de la navegación.

 

Se adecuó el sistema de las responsabilidades y de las penas, rigiéndose bajo tres modalidades que permitirá la ponderación de éstas atendiendo a su gravedad.

 

Se estableció un procedimiento especial para la interposición de los recursos en vía administrativa abreviándose los lapsos tanto para el administrado como para la administración. Previéndose asimismo la modalidad de escoger para el recurrente ante el acto administrativo, la vía judicial, por ante el Contencioso Administrativo o la vía administrativa. No obstante se contempla que si el administrado escoge ésta última deberá agotarla previamente, para acceder a la judicial. 

Decreto N° 1.380                                                  31 de julio de 2001

 

HUGO CHAVEZ FRIAS

Presidente de la República 

En ejercicio de la atribución que le confiere el numeral 8 del artículo 236 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en concordancia con lo dispuesto en el artículo 1, numeral 3, literal c) de la Ley que Autoriza al Presidente de la República para dictar Decretos con Fuerza de Ley en las Materias que se delegan, publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 37.076 de fecha 13 de noviembre de 2000, en Consejo de Ministros, 

DICTA 

el siguiente 

DECRETO CON FUERZA DE LEY GENERAL DE MARINA Y ACTIVIDADES CONEXAS 

 

TITULO I 

DISPOSICIONES GENERALES 

Artículo 1°. El presente Decreto-Ley tiene por objeto regular el ejercicio de la autoridad acuática en lo concerniente al régimen administrativo de la navegación y de la Gente de Mar, lo pertinente a los buques de bandera nacional en aguas internacionales o jurisdicción de otros estados, estableciendo los principios fundamentales de constitución, funcionamiento, fortalecimiento y desarrollo de la marina mercante y de las actividades conexas, así como regular la ejecución y coordinación armónica de las distintas entidades públicas y privadas en la aplicación de las políticas y normas diseñadas y que se diseñen para el fortalecimiento del sector.

 

 

Artículo 2°. En este Decreto-Ley, la marina nacional comprende la Armada Nacional, la Marina Mercante con el transporte marítimo, fluvial y lacustre nacional e internacional de bienes y personas, la marina de pesca, de turismo, deportiva, recreativa y de investigación, salvo lo dispuesto en contrario en forma expresa.

 

 

Artículo 3°. A los efectos de este Decreto-Ley se consideran actividades conexas, sin perjuicio de otras relacionadas con el sector acuático, las siguientes actividades:

 

  1. La industria naval de construcción, mantenimiento, reparación modificación y desguace de buques.
  2. Las portuarias y de marinas, así como su infraestructura.
  3. El pilotaje, remolcadores y lanchaje.
  4. El diseño, dragado y mantenimiento de canales, ayudas a la navegación, hidrografía, oceanografía, cartografía náutica y meteorología.
  5. Las labores de búsqueda, rescate y salvamento y las de prevención y combate de contaminación ambiental en los espacios acuáticos.
  6. Las navieras, de certificación, de agenciamiento naviero, de operación y agenciamiento de carga, de transporte multimodal y de corretaje marítimo.
  7. Los servicios de inspecciones, consultoría y asesorías navales.
  8. La Educación Náutica en los diferentes niveles del sistema educativo.

 

 

Artículo 4°. Todo buque nacional y los extranjeros, así como también los hidroaviones cuando se encuentren posados en el espacio acuático nacional, están sometidos a este Decreto-Ley. Los buques de bandera nacional en alta mar o en aguas territoriales o interiores de otra nación estarán igualmente sometidos a este Decreto-Ley, en cuanto sea aplicable.

 

Están sometidos además a este Decreto-Ley, cualquier construcción flotante, apta para navegar, carente de propulsión propia, que opere en el medio acuático o auxiliar de la navegación pero no destinada a ella, que se desplace por agua. En el evento de que ésta se desplace para el cumplimiento de sus fines específicos, con el apoyo de un buque, será considerado como un buque y por lo tanto deberá cumplir con todas las regulaciones previstas en la ley y demás leyes aplicables.

 

 

Artículo 5°. La Autoridad Acuática es el órgano competente para autorizar las construcciones de cualquier índole permitidas por la ley, ubicadas en aguas territoriales e interiores y en terrenos situados a la orilla del mar, lagos, ríos, sus riberas y demás porciones navegables, en una extensión hasta de ochenta metros (80 mts) medida hacia la costa o ribera, desde la línea de la más alta marea o desde la línea de más alta crecida en el caso de los ríos navegables, la modificación de estas construcciones y las operaciones que en ellas se realicen.

 

 

Artículo 6°. La Autoridad Acuática es el órgano competente para autorizar la construcción y la modificación de muelles, malecones, marinas deportivas, turísticas y recreacionales, embarcaderos, varaderos, diques, astilleros, cualquier otra infraestructura industrial y de servicios, así como las instalaciones para almacenar combustibles, sustancias contaminantes o de otra índole, cuyas tuberías lleguen a la línea de la costa o comiencen en ella.

 

 

Artículo 7°. Toda persona perteneciente a la tripulación de un buque nacional o extranjero o que por cualquier motivo se encuentre a bordo, así como toda persona que realice o esté relacionada con las actividades que regula la ley, está en la obligación de comparecer ante el órgano que ejerce la Autoridad Acuática al ser requerida su presencia, mediante citación que señale el motivo de su comparencia.

 

 

Artículo 8°. Para todo lo concerniente a la aplicación de este Decreto-Ley y de sus reglamentos, la hora que se tomará en cuenta será la Hora Legal de la República Bolivariana de Venezuela.

 

 

Artículo 9°. El órgano que ejerce la Autoridad Acuática, en el espacio acuático de la República Bolivariana de Venezuela, podrá visitar, inspeccionar, condicionar el fondeo, apresar, solicitar el inicio de procedimientos judiciales y en general, adoptar las medidas que se estimen necesarias respecto de los buques que vulneren o puedan vulnerar dichos bienes jurídicos, a los efectos de salvaguardar la seguridad de la navegación y prevenir la contaminación del ambiente.

 

Estas medidas podrán adoptarse sin perjuicio de las que al efecto, puedan decidir otros organismos competentes en materia de preservación del medio acuático.

 

 

TITULO II

 

REGIMEN ADMINISTRATIVO DE LA NAVEGACION

 

CAPITULO I

 

DE LA AUTORIDAD ACUATICA EN GENERAL

 

 

Artículo 10. A los fines del ejercicio del órgano que ejerce la Autoridad Acuática, las aguas jurisdiccionales de la República y las costas se consideran divididas en Capitanías de Puerto, y estas a su vez en delegaciones, cuya circunscripción determinará el órgano que ejerce la autoridad acuática.

 

 

CAPITULO II

 

DE LAS FUNCIONES Y ATRIBUCIONES DE LA ADMINISTRACION ACUATICA

 

 

Artículo 11. Corresponde al Ejecutivo Nacional, mediante el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, todo lo relativo a la organización, control, supervisión y administración de los servicios del Cuerpo de Bomberos Marinos y el Cuerpo de Policía Marítima, los cuales comprenden las funciones de prevención, protección, combate, mitigación, extinción y la investigación de siniestros y las funciones de policía, vigilancia y control, para asegurar la preservación de la vida y la de los bienes, la prevención de la contaminación, la seguridad de playas y áreas bajo la potestad de cada circunscripción acuática.

 

 

Artículo 12. La Capitanía de Puerto estará a cargo de un funcionario denominado Capitán de Puerto, que será de libre nombramiento y remoción por parte del Presidente del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos.

Para ser Capitán de Puerto se requiere ser venezolano y tener el título de Capitán de Altura.

 

 

Artículo 13. Serán atribuciones del Capitán de Puerto, entre otras, las siguientes:

 

    1. Ejecutar las políticas y directrices emanadas del órgano que ejerce la autoridad acuática.
    2. Supervisar en su circunscripción el registro de buques correspondiente y demás registros contemplados en la ley.
    3. Expedir la patente provisional de inscripción en el Registro Naval Venezolano, mientras se expida la patente definitiva.
    4. Tramitar o expedir la Patente o Licencia de Navegación y expedir el Permiso Especial Restringido, según sea el caso.
    5. Ordenar la inspección a los buques que hayan de registrarse en el Registro Naval Venezolano, en su circunscripción.
    6. Expedir los certificados nacionales e internacionales de los buques que le estén atribuidos.
    7. Expedir el rol de tripulantes y las cédulas marinas correspondientes al personal de navegación.
    8. Llevar estadísticas de tráfico internacional, de cabotaje y doméstico, de conformidad con la ley que rige la materia.
    9. Coordinar, controlar y supervisar, según el caso, los servicios de pilotaje, remolque y lanchaje y todo lo relativo a la seguridad, sanidad marítima y la prevención de la contaminación del mar, en el ámbito de su competencia.
    10. La recepción y despacho de buques en tráfico internacional, cabotaje o navegación doméstica y las ordenes de fondeo, atraque y desatraque.
    11. Aplicar las multas cuya imposición le esté atribuida por ley.

12.      Supervisar las funciones de los bomberos marinos y policía marítima en el ámbito de su competencia, y coordinar con las demás autoridades competentes.

  1. Coordinar con el Comando de Guardacostas y demás autoridades competentes, las labores de asistencia, rescate y salvamento acuático, en el área de su circunscripción.
  2. Conocer, investigar e instruir administrativamente los accidentes acuáticos y arribadas forzosas, en coordinación con la Junta de Investigación de Accidentes.
  3. Recibir y procesar las protestas de mar.
  4. Presidir las comisiones locales para la facilitación del sistema Buque-Puerto.
  5. Coordinar con la Armada Nacional todo lo referente al Estado Rector de Puerto.
  6. Las demás que le atribuyan las leyes que rigen la materia.

 

 

Artículo 14. Los órganos de policía marítima tendrán el carácter de órgano de policía de investigaciones penales con relación a los hechos sucedidos a bordo de buques y los ocurridos en las aguas territoriales e interiores y en los terrenos situados a la orilla del mar, lagos, ríos sus riberas y demás porciones navegables.

 

 

CAPITULO III

 

DEL ESTADO RECTOR DE PUERTO

 

 

Artículo 15. El órgano que rige la Autoridad Acuática ejecutará la inspección física y documental de los buques extranjeros surtos en los puertos y espacios acuáticos nacionales de cada circunscripción acuática, a los fines del cumplimiento de las inspecciones del Estado Rector del Puerto, en los términos y condiciones que el mismo establece.

 

Las funciones, y atribuciones del Estado Rector de Puerto, se establecerán en el reglamento respectivo, en cumplimiento de la normativa internacional que rige la materia.

 

 

 

CAPITULO IV

 

DE LA COMISION DE FACILITACION DEL SISTEMA BUQUE-PUERTO

 

 

Artículo 16. A los fines del cumplimiento de las acciones para optimizar el tráfico marítimo internacional, se crea la Comisión Nacional para la Facilitación del Sistema Buque-Puerto, presidida por el Presidente del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, la cual tiene carácter nacional, a su vez, esta comisión nacional instalará las comisiones locales en cada una de las circunscripciones acuáticas de la República.

 

Las funciones, atribuciones y composición de las mencionadas comisiones, se establecerán en el reglamento respectivo, en cumplimiento de la normativa internacional que rige la materia.

 

Las comisiones locales en cada una de las circunscripciones acuáticas de la República, serán presididas por los respectivos capitanes de puerto.

 

 

CAPITULO V

 

DE LOS BUQUES

 

 

Artículo 17. Se entiende por buque toda construcción flotante apta para navegar por agua, cualquiera sea su clasificación y dimensión.

 

 

Artículo 18. Para la aplicación de este Decreto-Ley y demás disposiciones legales o reglamentarias, los buques se clasifican así:

 

  1. De acuerdo a su nacionalidad:
    1. Nacionales: los matriculados en el Registro Naval Venezolano.
    2. Extranjeros: los matriculados en países extranjeros.

 

2.        De acuerdo a su propiedad y afectación:

  1. Privados: aquellos que sean propiedad de personas naturales o jurídicas de derecho privado.
  2. Públicos: aquellos que sean propiedad del Estado o de sus entes o empresas.

 

    1. De acuerdo a su destinación:
  1. Buques de pasaje: aquellos cuyo tráfico está destinado al transporte de más de doce (12) personas, en calidad de pasajeros.
  2. Buques de carga: aquellos cuyo tráfico está destinado al transporte de bienes.
  3. Buques tanques: aquellos cuyo tráfico está destinado al transporte a granel de cargamentos líquidos o gaseosos.
  4. Buques pesqueros: aquellos cuyo tráfico está destinado a la captura de especies vivas de la fauna y flora acuática.
  5. Buques nucleares: aquellos provistos de una instalación de energía nuclear.
  6. Buques deportivos: aquellos cuyo tráfico está destinado a la práctica de deportes.
  7. Buques de recreo: aquellos cuyo tráfico está destinado a la recreación.
  8. Buques científicos o de investigación: aquellos cuyo tráfico está destinado a actividades científicas, de exploración o de investigación.

i.        Buques de Guerra: aquellos pertenecientes a las Fuerzas Armadas de un Estado que lleve los signos exteriores distintivos de los buques de guerra de su nacionalidad, que se encuentre bajo el mando de un Oficial debidamente designado por el gobierno de ese Estado cuyo nombre aparezca en el correspondiente escalafón de oficiales o su equivalente y cuya dotación esté sometida a la disciplina de las Fuerzas Armadas regulares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CAPITULO VI

 

DEL ROL DE TRIPULANTES

 

 

Artículo 19. Los buques nacionales destinados a los servicios públicos que no formen parte de la Armada Nacional, deberán estar provistos de un Rol de Tripulantes.

 

 

Artículo 20. El Rol de Tripulantes deberá ser firmado por el Capitán del buque y demás integrantes de la tripulación y presentado ante el Capitán de Puerto.

 

 

Artículo 21. Deberá renovarse el Rol de Tripulantes, cuando las anotaciones que en él se hayan hecho por embarco o desembarco de tripulantes excedan del cincuenta por ciento (50%) del total de la tripulación o cuando se haya cambiado al Capitán. Estas anotaciones deberán hacerse en cada caso en el respaldo de dicho documento, debidamente conformada por el Capitán de Puerto.

 

 

Artículo 22. El Capitán de Puerto comprobará y certificará que la tripulación del buque cumpla con las normas legales que rigen la materia, y que cada uno de los oficiales y restantes miembros de la tripulación posee su título, licencia, permiso, refrendo o certificado de competencia debidamente actualizados, así como su cédula marina expedida de conformidad con las disposiciones reglamentarias.

 

El Capitán de Puerto será responsable de verificar el Rol de Tripulantes conjuntamente con el Certificado de Tripulación Mínima del buque, en caso de no encontrarlo conforme no autorizará el zarpe del buque.

 

 

 

 

 

 

 

 

CAPITULO VII

 

DE LOS CERTIFICADOS

 

SECCION I

 

De los Certificados y Documentación Exigibles

 

 

Artículo 23. Todos los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano, de arqueo bruto mayor de ciento cincuenta unidades (150 AB), deberán llevar a bordo, en original, los siguientes documentos:

 

    1. Patente de Navegación.
    2. Certificado Internacional de Arqueo.
    3. Certificado Internacional de Francobordo.
    4. Cuaderno de Estabilidad sin Avería.
    5. Certificado de Tripulación Mínima.
    6. Certificado Internacional de Contaminación por Hidrocarburos.
    7. Libro de Registro de Hidrocarburos.
    8. Plan de Emergencia por Contaminación de Hidrocarburos.
    9. Títulos y demás documentos exigibles de toda la tripulación.
    10. Certificado Internacional de Gestión de la Seguridad.
    11. Cualquier otro certificado que establezca la ley.

 

 

Artículo 24. Los buques de carga de arqueo bruto mayor de ciento cincuenta unidades (150 AB), deberán llevar además de los certificados exigidos en el artículo anterior, los siguientes certificados y documentos:

 

  1. Certificado de Seguridad de Construcción.
  2. Certificado de Seguridad Para Buques de Carga.
  3. Certificado de Seguridad Radioeléctrica para Buques de Carga.
  4. Certificado de Exención, en caso de ser necesario.
  5. Manifiesto de Mercancía Peligrosa.

 

 

Artículo 25. Todo buque de arqueo bruto mayor de ciento cincuenta unidades (150 AB), que transporte sustancias químicas, deberá llevar además de los certificados exigidos para los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano y para los buques de carga, los siguientes certificados y documentos:

 

  1. Certificado Internacional de Prevención de la Contaminación para el Transporte de Sustancias Líquidas Nocivas a Granel.
  2. Libro de Registro de Carga.

 

 

Artículo 26. Todo buque que transporta productos químicos, de arqueo bruto mayor de ciento cincuenta unidades (150 AB), deberá llevar además de los certificados enumerados en los artículos precedentes de este Decreto-Ley, uno de los certificados siguientes:

 

  1. Certificado de Aptitud para el Transporte de Productos Químicos Peligrosos a Granel.
  2. Certificado Internacional de Aptitud para el Transporte de Productos Químicos Peligrosos a Granel.

 

 

Artículo 27. Todo buque gasero de arqueo bruto mayor de ciento cincuenta unidades (150 AB), deberá llevar además de los certificados exigidos para los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano y para los buques de carga, uno de los dos certificados siguientes:

 

  1. Certificado de Aptitud para el Transporte de Gases Licuados a Granel.
  2. Certificado Internacional de Aptitud para el Transporte de Gases Licuados.

 

 

Artículo 28. Los buques de pasaje de arqueo bruto mayor de ciento cincuenta unidades (150 AB), llevarán el Certificado de Seguridad para Buque de Pasaje.

 

 

Artículo 29. Todo buque de pasaje de gran velocidad de arqueo bruto mayor de ciento cincuenta unidades (150 AB), deberá llevar además de los certificados exigidos para su registro y para los buques de carga, los siguientes certificados y documentos:

  1. Certificado de Seguridad para Buques de Gran Velocidad.
  2. Permiso de Explotación para Buques de Gran Velocidad.

 

 

Artículo 30. Todo buque de arqueo bruto mayor de ciento cincuenta unidades (150 AB), inscrito en el Registro Naval Venezolano, debe tener a bordo; un ejemplar de este Decreto-Ley y las demás leyes, reglamentos y convenios internacionales que, dependiendo de su destinación, les señale la ley; un Diario de Navegación y Puerto y un Diario de Máquinas, aprobados por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos. Estos diarios para ser habilitados, deben estar firmados por un Capitán de Puerto, o en su defecto por una Autoridad Consular competente.

 

 

Artículo 31. Los buques de arqueo bruto entre cinco unidades (5 AB) y ciento cincuenta unidades (150 AB), inscritos en el Registro Naval Venezolano, estarán obligados a tener a bordo:

 

  1. La Licencia de Navegación.
  2. El Certificado de Arqueo Nacional.
  3. El rol de tripulantes, de ser el caso.
  4. La lista de pasajeros, de ser el caso.
  5. El Certificado de Tripulación Mínima, de ser el caso.
  6. Los certificados que de acuerdo con el tipo de buque, le correspondan.
  7. Un solo libro en el cual se registren los acaecimientos correspondientes a los Diarios de Navegación y Puerto y de Máquinas, a consideración del propietario o armador.
  8. Un ejemplar de este Decreto-Ley y las demás leyes, reglamentos y convenios internacionales que, dependiendo de su destinación, les señale el reglamento respectivo.
  9. Los demás que le exija la ley.

 

 

Artículo 32. Los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano, de arqueo bruto menor de cinco unidades (5 AB), estarán obligados a tener a bordo:

 

  1. La Licencia de Navegación.
  2. Los certificados que de acuerdo con el tipo de buque, le correspondan.

 

El reglamento desarrollará lo dispuesto en esta norma, tomando en cuenta las características especiales de aquellas construcciones flotantes artesanales, aptas para navegar, incluyendo las de comunidades indígenas, las dedicadas a la pesca artesanal y de subsistencia como sustento del pescador y su grupo familiar, las de turismo y las de tracción humana.

 

 

Artículo 33. Los Capitanes de Puerto, en sus respectivas circunscripciones acuáticas, deberán elaborar periódicamente, campañas informativas tendentes a la concientización sobre el conocimiento de las leyes que regulen la actividad acuática y las normas de seguridad, dirigidas primordialmente a los propietarios, operadores y usuarios de los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano, de arqueo bruto menor de cinco unidades (5 AB), con el propósito de garantizar la seguridad de la vida en el Espacio Acuático Nacional.

 

 

Artículo 34. El reglamento desarrollará lo referente a la documentación que deberán portar todos los buques de arqueo bruto menor de ciento cincuenta unidades (150 AB), inscritos en el Registro Naval Venezolano, según su destinación, así como también las construcciones flotantes a que se refiere el artículo 4 de este Decreto- Ley.

 

 

SECCION II

 

Del Arqueo de Buques

 

 

Artículo 35. Los buques de nueva construcción deben ser arqueados previamente antes de su registro; los demás buques, presentarán el certificado de arqueo vigente del registro de origen, el cual será válido si cumple con lo establecido en la ley.

 

Los buques de arqueo bruto entre cinco unidades (5 AB) y ciento cincuenta unidades (150 AB), serán arqueados de conformidad con el Reglamento de Arqueo Nacional.

 

Los buques de arqueo bruto menor de cinco unidades (5 AB), no serán objeto de arqueo.

 

CAPITULO VIII

 

DE LA RECEPCION Y DESPACHO DE BUQUES

 

 

Artículo 36. Ningún buque dedicado a actividades comerciales o mercantes, cualquiera que sea su nacionalidad, podrá fondear o atracar en lugares de la costa de la República que no estén habilitados para el comercio, sin el previo permiso de la Autoridad Acuática, salvo en el caso de peligro inminente de naufragio o cualquier otra causa de fuerza mayor.

 

 

Artículo 37. A la llegada de un buque a puerto, y después de la correspondiente inspección sanitaria, será visitado por el Capitán de Puerto a los fines de constatar la documentación del buque, de acuerdo a la ley.

 

 

Artículo 38. Todo buque, para salir de puerto, debe obtener, previa presentación del despacho aduanero y los documentos exigidos por las autoridades aduaneras, sanitarias u otras autoridades, permiso por escrito del Capitán de Puerto, quien lo expedirá con fijación del término concedido para zarpar, una vez comprobado que el buque cumple con todos los requisitos establecidos en la ley, siempre que no exista una prohibición de zarpe impuesta por la Autoridad Judicial.

 

Están exceptuados del cumplimiento de esta norma, los buques que naveguen en los lagos y ríos nacionales sin salir de ellos, los que hagan tráfico regular dentro de una circunscripción acuática, los que se dediquen exclusivamente al transporte de los productos agropecuarios de un fundo a puerto venezolano, los destinados al deporte o recreo, los pertenecientes a un buque provisto de Patente de Navegación y los de arqueo bruto menor a cinco unidades (5 AB).

 

 

Artículo 39. El armador, agente naviero o representante legal del buque, solicitará por escrito a la Capitanía de Puerto el permiso de zarpe, dentro de las doce (12) horas siguientes al cumplimiento de todos los requisitos establecidos en la ley, y la presentación del Despacho Aduanero, siempre que sea dentro de las tres (3) horas anteriores al momento previsto del zarpe, salvo que por motivos de fuerza mayor o necesidad demostrada, justifique efectuar su solicitud en un lapso distinto al indicado. Los buques que efectúen navegación doméstica no requerirán del despacho aduanero.

 

En cada circunscripción acuática, los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano, de arqueo bruto menor de cinco unidades (5 AB), para salir a navegar deberán comunicar a la Autoridad Acuática, bien sea por vía radiofónica o personalmente:

 

  1. Los motivos del zarpe.
  2. La hora en que estime zarpar.
  3. La hora y lugar en que estime atracar.
  4. El número de personas que lleva a bordo.

 

Los requisitos indicados serán desarrollados en el reglamento, de acuerdo a la destinación y el motivo del zarpe del buque, tomando en cuenta las características especiales de aquellas construcciones flotantes artesanales, aptas para navegar, menores de cinco unidades de arqueo bruto (5 AB), incluyendo las de comunidades indígenas, las dedicadas a la pesca artesanal y de subsistencia como sustento del pescador y su grupo familiar, las de turismo y las de tracción humana.

 

 

Artículo 40. El Capitán de Puerto no concederá zarpe a ningún buque nacional o extranjero, que a su juicio, se encuentre mal estibado o que presente peligro para la seguridad, o que, en general, se encuentre en situación de incumplimiento de disposiciones establecidas en la ley, en materia de seguridad de los buques.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CAPITULO IX

 

DE LA UTILIZACION DE LOS BUQUES

 

SECCION I

 

De la Utilización de los Buques en General

 

 

Artículo 41. El servicio de transporte acuático puede ser público o privado; internacional, de cabotaje o doméstico; de pasajeros, carga o mixto; de carga general o a granel.

 

 

Artículo 42. A los buques se les dará el uso para el cual estén debidamente autorizados de conformidad con lo establecido en la Patente de navegación, Licencia de Navegación o Permiso Especial Restringido y en los certificados, que conforme al tipo de navegación para el cual fue autorizado, se hayan expedido de acuerdo con las disposiciones de la ley.

 

Cuando, de acuerdo a su especialidad, el buque requiera permisos o autorizaciones expedidos por otros organismos públicos competentes en materia de la actividad que realizan, estos deberán estar provistos de los correspondientes certificados o autorizaciones. El Capitán de Puerto tendrá competencia para comprobar dicha circunstancia, y podrá tomar las medidas necesarias para evitar la utilización del buque hasta tanto el mismo cumpla con los requisitos correspondientes.

 

 

Artículo 43. Los buques, motos acuáticas y otras construcciones flotantes inscritos en el Registro Naval Venezolano, deberán estar amparados por una póliza de responsabilidad civil, en los términos que determine la ley. La Autoridad Acuática exigirá este requisito a efectos de la expedición de la Patente, Licencia de Navegación o Permiso Especial Restringido.

 

Los buques y las construcciones flotantes artesanales de tracción humana, incluyendo las de comunidades indígenas, que estén dedicados a la pesca, deporte y recreación, no están obligados a obtener dicha póliza.

 

El Estado propiciará mecanismos de financiamiento de pólizas de seguros colectivas o cualquier otro tipo de cobertura, para aquellos buques dedicados a la pesca artesanal y de subsistencia como sustento del pescador y su grupo familiar.

 

 

SECCION II

 

De las Libertades de Acceso a las Cargas

 

 

Artículo 44. Cuando se determine la conveniencia de la aplicación del principio de reciprocidad atendiendo los intereses del comercio exterior de la República Bolivariana de Venezuela, se tomará como referencia las condiciones de acceso de las compañías nacionales de transporte marítimo a las cargas de importación y exportación que generen los demás países.

 

 

Artículo 45. La libertad de acceso a las cargas que genera el comercio exterior del país y que se transporten por vía acuática está sujeta al principio de reciprocidad el cual se aplicará, rigiéndose por las disposiciones contempladas en la ley.

 

 

Artículo 46. Para efectos de la aplicación del principio de reciprocidad, se establece el mecanismo de restricción total o parcial, al acceso para la movilización de la carga de importación o exportación que genera el país, como un instrumento ágil y flexible de negociación.

 

 

Artículo 47. En concordancia con las disposiciones de la Comunidad Andina de Naciones, corresponde al Ejecutivo Nacional, a través del Ministerio de la Producción y el Comercio, previa opinión del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, determinar, mediante resolución motivada e individual, a que país o comunidad de países procederá aplicar la reciprocidad y la restricción total o parcial, de acceso a las cargas que genera el país, en atención a los intereses nacionales en materia de comercio internacional.

 

 

Artículo 48. En los casos en los cuales el Ejecutivo Nacional, por órgano del Ministerio de la Producción y el Comercio y previa opinión del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, estime procedente establecer el mecanismo de restricción total o parcial, éste se entenderá impuesto a las compañías de transporte marítimo cuyos países establezcan restricciones y a sus asociadas.

 

 

SECCION III

 

Del Transporte de Pasajeros

 

 

Artículo 49. En el transporte de pasajeros, ningún buque podrá excederse en número mayor al establecido en los correspondientes certificados del buque o lo que establezca la ley.

 

El Capitán de Puerto no permitirá el embarque de pasajeros cuando el buque no reúna las debidas condiciones de seguridad, comodidad y alojamiento.

 

 

Artículo 50. Ningún buque podrá permitir el transporte de pasajeros en cubierta, salvo en caso de urgencia, o cuando se trate de transporte de pasajeros para fines turísticos, recreativos o de paseo, debiendo en estos casos llevar sobre dicha cubierta en una altura conveniente, la cobertura o protección necesarias para el apropiado resguardo de la intemperie a los pasajeros.

 

 

CAPITULO X

 

DEL PERSONAL, ACTOS, ORDEN Y DISCIPLINA A BORDO

 

SECCION I

 

Del Personal

 

 

Artículo 51. El capitán de buque, o quien haga sus veces, es la máxima autoridad a bordo. Toda persona a bordo estará bajo su mando. En aguas extranjeras y en alta mar, serán considerados delegados de la Autoridad Pública y como tal responsables de la conservación del orden y la seguridad del buque y de otros buques y medios aéreos que se encuentren embarcados y la operación de estos, así como la seguridad y preservación de pasajeros, tripulantes y la carga.

 

 

Artículo 52. El capitán de buque debe adoptar, con carácter extraordinario, las medidas pertinentes ante cualquier situación de gravedad , hasta tanto se hagan presentes las autoridades competentes.

 

 

Artículo 53. El propietario, armador o arrendatario, escogerá a los oficiales y demás miembros de la tripulación del buque, y deberá asegurarse que reúnen las condiciones legales correspondientes.

 

 

Artículo 54. El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, garantizará el cumplimiento de las exigencias sobre la protección de la salud y la asistencia médica de la gente de mar, en los términos y condiciones que fije la ley.

 

 

SECCION II

 

De los Actos a Bordo

 

 

Artículo 55. Si durante la permanencia de un buque en puerto, se cometiera un hecho delictivo a bordo, el Capitán dará cuenta al Capitán de Puerto y demás autoridades locales, a los fines consiguientes. No obstante, y sin perjuicio a la obligación anterior, el Capitán del buque ejercerá funciones de órgano auxiliar de policía y deberá ejecutar las acciones preliminares del caso.

 

 

Artículo 56. Si durante la permanencia de un buque nacional en puerto extranjero ocurriera a bordo la defunción de uno o varios tripulantes, el Capitán lo informará inmediatamente a las autoridades locales y a la Autoridad Consular competente, a fin de cumplir con los requisitos exigidos por la ley, debiendo informar por escrito al Capitán de Puerto del primer puerto venezolano a que arribe.

 

Si ocurriera la muerte de un tripulante en alta mar, el Capitán levantará y entregará la partida de defunción respectiva, de conformidad con la ley. Si veinticuatro (24) horas después del fallecimiento, no hubiere llegado a puerto para dar sepultura al cadáver y no se dispusiere de medios adecuados para conservarlo sin perjudicar el estado sanitario del buque, el cadáver será lanzado al mar con las precauciones y el ritual marítimo acostumbrado. Sólo en los casos de descomposición manifiesta del cadáver o que la muerte sea debida a enfermedad contagiosa y de grave peligro, podrá reducirse el lapso de las veinticuatro (24) horas antes señaladas.

 

 

Artículo 57. De los efectos, bienes o valores pertenecientes al tripulante fallecido a bordo de un buque nacional, se hará un inventario por triplicado que firmarán el Capitán y dos miembros de la tripulación que le sigan en jerarquía. Un ejemplar de ese inventario será entregado con los respectivos efectos, bienes o valores al Capitán de Puerto del puerto donde se encuentre el buque o del próximo donde recale, si estuviere en viaje. El otro ejemplar será entregado a los familiares del fallecido si fueren conocidos. El tercero se conservará para archivo del buque. Si el fallecimiento ocurriere en puerto extranjero, el inventario junto con los efectos, bienes o valores será entregado a la autoridad consular competente.

 

 

Artículo 58. En caso de que fallezca un pasajero, se procederá en la forma prevista para los tripulantes en los artículos anteriores, en cuanto sea aplicable.

 

 

Artículo 59. Cada vez que ocurra el fallecimiento de un tripulante o pasajero en buque nacional, y se desconozca la dirección de los familiares, el propietario, armador, o arrendatario del buque publicará en dos oportunidades con intervalo de un mes, en un diario de mayor circulación nacional, un aviso oficial informando del fallecimiento.

 

Si pasados dos (2) meses contados a partir de la última publicación de los dos (2) avisos no se presentaren los causahabientes del fallecido, y éste hubiera dejado bienes, se procederá con ellos en la forma que establezca la ley respectiva.

 

 

Artículo 60. En caso de muerte de un tripulante o pasajero por enfermedad contagiosa, se procederá con los efectos usados en la forma que determinen los reglamentos de sanidad, y en su defecto como lo estime apropiado el Capitán.

 

 

Artículo 61. En los casos de matrimonios o nacimientos, otorgamiento de testamentos y demás actos que ocurrieren a bordo de un buque nacional, el Capitán procederá conforme a lo previsto en la ley respectiva.

 

 

Artículo 62. De todas las medidas que se tomaren de acuerdo con los artículos de este capítulo, se dejará la debida constancia en el Diario de Navegación y Puerto del buque.

 

 

SECCION III

 

Del orden y disciplina a bordo

 

 

Artículo 63. Se consideran actos de indisciplina, las reclamaciones efectuadas al Capitán, por parte de los tripulantes o pasajeros en forma tumultuosa; las que se hagan en forma colectiva, aún cuando no tenga el carácter de tumultuosa, si el número de reclamantes excede la tercera parte del total de tripulantes o pasajeros y las que se hagan por medio de actos de violencia, con armas o sin ellas, o en desacato a las indicaciones u ordenes del Capitán. Constituyen igualmente actos de indisciplina aquellos realizados por los tripulantes o pasajeros que de alguna forma puedan afectar el normal desarrollo de la navegación del buque, afecten su seguridad, o tiendan a la violación de disposiciones de leyes o reglamentos en materia relativa a la navegación, así como de cualquier otra norma del ordenamiento positivo aplicable a la actividad del buque. Los promotores de los actos de indisciplina y los que resulten culpables de hechos constitutivos de delitos, estarán sujetos a la responsabilidad del caso de acuerdo con las leyes penales respectivas sin perjuicio de la autoridad disciplinaria del Capitán.

 

 

Artículo 64. El Capitán del buque, en caso de falsa alarma, confusión o desorden a bordo por parte de un tripulante o pasajero, tomará las medidas necesarias para salvaguardar el orden y la seguridad del buque.

 

 

CAPITULO XI

 

DEL USO DE LA BANDERA Y DISTINTIVOS DE LOS BUQUES

 

 

Artículo 65. La bandera o pabellón constituye la manifestación de la nacionalidad del buque. A bordo de los buques venezolanos la Bandera Nacional se izará en el asta de popa, o también en cangreja especial cuando el buque se encuentre navegando. Sobre la Bandera Nacional no podrá izarse ninguna otra bandera o distintivo.

 

 

Artículo 66. Todo buque debe izar la bandera de su nacionalidad al entrar a puerto, al tener un buque de guerra a la vista y en general al navegar en mar territorial o en aguas interiores.

 

 

Artículo 67. Cuando sea necesario que los buques nacionales lleven o usen distintivos o marcas especiales, o en el caso de que el armador o propietario lo solicitase, el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, así lo podrá establecer o autorizar.

 

 

 

 

 

 

 

 

CAPITULO XII

 

DE LA ARRIBADA FORZOSA, LOS ACCIDENTES DE NAVEGACION Y EL SALVAMENTO

 

SECCION I

 

De la arribada forzosa

 

 

Artículo 68. El Capitán de cualquier buque de bandera Venezolana, que hiciere arribada forzosa en un puerto extranjero, deberá exponer, dentro de las veinticuatro (24) horas a su llegada a puerto ante el Cónsul de Venezuela o en su defecto ante el de una nación amiga, las razones que justifiquen dicha arribada. Luego se levantará y suscribirá un acta; la misma se asentará en el Diario de Navegación y Puerto. Dicha acta, los documentos presentados como prueba y el informe del Cónsul, serán entregados al Capitán de Puerto del primer puerto nacional donde arribare el buque, quien enviará copia de dichos documentos al Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos.

 

 

Artículo 69. Todo buque que recale en arribada forzosa en una circunscripción nacional, deberá zarpar al cesar la causa o motivo de la arribada, previo el cumplimiento de los requisitos establecidos para la obtención de dicho zarpe.

 

 

Artículo 70. Son causas justificadas de arribada forzosa las siguientes:

 

  1. Daño del casco, arboladura, aparejos, velamen, maquinaria, u otra avería que impida al buque continuar navegando sin peligro.
  2. Accidente o enfermedad de algún miembro de la tripulación o pasajero que requiera asistencia médica no disponible a bordo.
  3. Toda circunstancia de caso fortuito o fuerza mayor que impida la continuación del viaje.

 

 

 

Artículo 71. En caso de arribada forzosa de un buque a jurisdicción nacional, el Capitán de Puerto al tener conocimiento de la arribada, dará aviso inmediato a la Autoridad Sanitaria del lugar con el fin de que se examine el estado sanitario del buque, luego de esta, efectuará la visita al buque y en dicho acto el Capitán del buque deberá presentar la Patente o Licencia de Navegación, el Rol de Tripulantes y la Lista de Pasajeros, según el caso. En el mismo acto, el Capitán del buque relatará mediante acta que levantará al efecto y que asentará en el diario de navegación, con todos sus pormenores, la causa de la arribada. El Capitán de Puerto dictará las medidas encaminadas a la seguridad de la carga y dejará a bordo la custodia que juzgue conveniente, de conformidad con la ley.

 

 

Artículo 72. En caso de duda sobre la causa de la arribada forzosa a jurisdicción nacional, el Capitán de Puerto procederá a tomar declaraciones de la tripulación del buque y pasajeros, investigando minuciosamente la verdad de los hechos, pudiendo al mismo tiempo practicar inspecciones y ordenar los reconocimientos periciales procedentes. Cuando de la averiguación resultare que la causa de la arribada es fingida y preparada deliberadamente, o que habiéndola en realidad no sea tan grave para que el buque no pudiese continuar su viaje, o si se evidenciara que ha podido ser otro el punto de la arribada, en atención a las circunstancias del tiempo, condición del buque y derrotero que debía llevar según su procedencia o destino, o cuando en todo caso el Capitán de Puerto no encuentre suficientemente justificada la arribada forzosa, remitirá lo actuado a las autoridades competentes.

 

 

Artículo 73. En los casos de arribada forzosa por enfermedad, el Capitán de Puerto hará cumplir las medidas dictadas o establecidas por la Autoridad Sanitaria sin pérdida de tiempo, quedando el buque, en todo caso, bajo la vigilancia del Capitán de Puerto para los efectos consiguientes.

 

El lapso de permanencia de un buque que recale en arribada forzosa, será determinado por el Capitán de Puerto, de acuerdo con la naturaleza de la causa de la arribada.

 

 

SECCION II

 

De los accidentes de navegación, de la búsqueda y el salvamento

 

 

Artículo 74. La búsqueda y salvamento acuático es de carácter público y será prestado por la Autoridad Acuática en los términos y condiciones que establece la ley, entendiéndose por esta, el empleo del recurso humano y otros medios para prestar auxilio en forma pronta y eficaz; esfuerzo que debe ser dirigido fundamentalmente al salvamento de vidas humanas.

 

 

Artículo 75. A los efectos de este Decreto-Ley, se considera buque en peligro aquel que pierda propulsión y no tenga posibilidad de recuperarla con medios propios; esté a punto de naufragar o exista riesgo cierto de pérdida de vidas humanas o en determinadas circunstancias, pudiera causar daños graves al ambiente.

 

 

Artículo 76. Quien tenga noticia de cualquier situación de peligro, accidente o siniestro marítimo, deberá notificarlo, por la vía más expedita a las autoridades competentes. Así mismo, los agentes navieros, armadores, capitanes de buques y administradores portuarios, proporcionarán la información que les sea requerida por la Autoridad Acuática a los fines de solventar la emergencia presente.

 

 

Artículo 77. En cumplimiento del principio internacional de cooperación de los estados en materia de búsqueda y salvamento acuático, el Ejecutivo Nacional podrá autorizar la entrada de buques y sobrevuelo de aeronaves públicos y privados de pabellón extranjero, en áreas bajo soberanía y jurisdicción de la República, a los solos efectos de colaborar en operaciones de búsqueda y salvamento acuático.

 

 

Artículo 78. El Ejecutivo Nacional facilitará, los servicios de comunicaciones a los buques y aeronaves nacionales y extranjeros que intervengan en operaciones de búsqueda y salvamento acuático, incluyendo el toque y reaprovisionamiento en puertos y aeropuertos nacionales, siempre que exista la reciprocidad con el Estado del pabellón de los buques o aeronaves.

 

 

Artículo 79. Los buques y aeronaves públicos y privados de bandera extranjera previamente autorizados para intervenir en operaciones de búsqueda y salvamento acuático, quedarán exceptuados de los pagos de derechos y tasas causados, siempre que exista reciprocidad con el Estado del pabellón de los buques y aeronaves.

 

 

Artículo 80. El reglamento desarrollará las normas y procedimientos para las actividades de búsqueda y salvamento, pudiéndose requerir la colaboración de organizaciones públicas y privadas, estas últimas para funcionar deberán estar autorizadas por la Autoridad Acuática.

 

 

Artículo 81. La Autoridad Acuática fijará políticas y establecerá normas, para que toda aquella materia referente a la seguridad y navegabilidad del buque, sea tratada de manera continua y permanente; se extienda no solamente a los aspectos propios de la seguridad y operatividad del buque, sino también a salvaguardar la vida de pasajeros y tripulantes, proteger el ambiente y el ecosistema, cuyo incumplimiento no solamente ocasionará la imposición de las sanciones pecuniarias correspondientes, sino también la suspensión de patentes y licencias que se hubieren otorgado al buque, incluyendo el permiso de zarpe, hasta que sean subsanadas las fallas u omisiones que dieron lugar a la medida.

 

 

Artículo 82. El Estado deberá mantener los canales de navegación en condiciones adecuadas de señalización, mantenimiento y operatividad.

 

 

Artículo 83. Los servicios de meteorología e hidrografía, deberán establecer un sistema de difusión de reportes meteorológicos rutinarios y especiales, que garanticen su recepción eficiente por los navegantes.

 

Artículo 84. La Autoridad Acuática, establecerá un sistema de Control y Seguimiento del Tráfico Acuático con el fin de mantener un sistema de seguridad y socorro, efectivo, permanente, continuo e ininterrumpido, que cubra al espacio acuático nacional.

 

 

Artículo 85. El órgano que ejerce la Autoridad Acuática establecerá un registro de investigaciones y estadísticas de accidentes, de conformidad con la ley que regula la materia, cuya finalidad será la de analizar los accidentes acuáticos para establecer las acciones preventivas y correctivas correspondientes, así como la difusión de las características y causas del accidente, de manera de alertar y prevenir la repetición de los mismos.

 

 

Artículo 86. El Capitán de buque que encuentre un buque en peligro o cuyo auxilio sea requerido por otro, deberá emplear todos los medios disponibles para prestar la correspondiente asistencia. La prestación de asistencia se regirá por las convenciones internacionales, las disposiciones legales y reglamentarias pertinentes.

 

 

Artículo 87. En caso de pérdida, naufragio, incendio, abordaje, varadura o averías de buques, el Capitán está obligado, con el Jefe de Máquinas, el Primer Oficial y otro miembro de la tripulación, a presentar por escrito un informe circunstanciado sobre el suceso, dentro de las veinticuatro (24) horas de su llegada a un puerto cualquiera, al Capitán de Puerto de la circunscripción, si arribare a puerto venezolano, o al Cónsul de Venezuela y, en su defecto, a la autoridad consular competente del lugar, si arribare a puerto extranjero. En uno y otro caso, este informe será presentado por ante el Tribunal Marítimo de la jurisdicción, en el primer puerto venezolano donde llegare el Capitán del buque y los oficiales o tripulantes.

 

La presentación del informe ante el Capitán de Puerto o el Cónsul, con la nota de admisión por parte de éstos, conferirá a dicho informe el carácter de auténtico.

 

En caso de accidente de navegación dentro de una circunscripción acuática en un buque asistido por un piloto, éste deberá presentar al capitán de puerto, informe circunstanciado sobre el suceso, dentro de las veinticuatro (24) horas, de su llegada a puerto.

 

 

Artículo 88. En los mismos casos a que se contrae el artículo anterior, la Autoridad Acuática tomará las providencias que fueren necesarias prioritariamente para el salvamento de las personas y el rescate de los bienes, la custodia de los efectos o carga salvados o desembarcados para aligerar el buque, e iniciará y realizará las averiguaciones correspondientes.

 

 

Artículo 89. El órgano que ejerce la Autoridad Acuática al tener conocimiento de cualquier accidente en los espacios acuáticos bajo su competencia, designará una Junta Investigadora de Accidentes, la cual sustanciará un expediente de todo lo actuado.

 

 

Artículo 90. En caso de pérdida, naufragio, incendio y en general de todo accidente acuático, ocurridos en los espacios acuáticos de la jurisdicción nacional, la Autoridad Acuática lo comunicará en forma expedita, a las autoridades a quienes pueda interesar el conocimiento del siniestro o accidente.

 

 

Artículo 91. Los capitanes de buques nacionales deberán recibir a bordo, de acuerdo con los medios de que dispongan, a los tripulantes venezolanos que se encuentren abandonados en puerto extranjero, donde no haya oficina consular de Venezuela. También están obligados a recibir a bordo a los venezolanos que los cónsules de la República se vean en la necesidad de repatriar, siempre que el número total de ellos no sea mayor del diez por ciento (10%) del total de tripulantes del buque. Quedan exonerados de esta obligación cuando existan razones de fuerza mayor o caso fortuito.

 

 

 

 

 

 

 

SECCION III

 

De la obstrucción de vías o canales de navegación

 

 

Artículo 92. La obstrucción de una vía o canal de navegación por varadura o encallamiento de un buque, por abordaje de dos (2) o más buques, colisión entre un buque y un objeto fijo, hundimiento de un buque como consecuencia de las situaciones anteriores, incendio, explosión u otra causa inherente de manera exclusiva a dicho buque, generará las siguientes obligaciones por parte del armador:

 

  1. Notificar el hecho al Capitán de Puerto.
  2. Marcar el sitio donde se encuentre el peligro para la navegación; la marca debe ser apropiada de acuerdo a los patrones de ayudas a la navegación, preferiblemente una boya con dispositivo para iluminación nocturna, asegurándose que la marca se mantenga.
  3. Si el armador no logra localizar los restos a los efectos de su marca debe patrullar o vigilar la zona y asegurarse que los otros buques sean advertidos del peligro en el área general.
  4. La obligación de remover será siempre del armador, independientemente de la culpa en el hecho desencadenante del naufragio o varadura y la remoción deberá ejecutarse en un lapso de sesenta (60) días continuos.
  5. El armador tiene la obligación de rembolsar los gastos en que incurra un tercero por el marcaje del peligro, patrullaje o vigilancia de la zona y la remoción del mismo.

 

 

SECCION IV

 

De la Prevención de la Contaminación

 

 

Artículo 93. El propietario del buque desde el cual se produzca un derrame, fuga o descarga de combustible u otra sustancia capaz de contaminar el ambiente, será responsable de los daños ocasionados por contaminación que se deriven de esta acción, sin perjuicio de lo dispuesto en la ley.

 

Artículo 94. El Ejecutivo Nacional a través del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos establecerá las políticas y planes nacionales de contingencia y propiciará un sistema nacional de prevención, para la preparación y lucha contra derrames de hidrocarburos u otras sustancias contaminantes con el apoyo de instituciones públicas y privadas bajo el principio de cooperación con otros Estados, en apego a los convenios, acuerdos internacionales y las leyes nacionales que rigen la materia.

 

El reglamento fijará los términos, condiciones y responsabilidades según los cuales, los entes públicos y privados ejecutarán coordinadamente los planes nacionales de prevención de la contaminación por derrames de hidrocarburos u otras sustancias contaminantes.

 

 

Artículo 95. Las refinerías de petróleo, las factorías químicas y petroquímicas, las instalaciones de almacenamiento y distribución de productos químicos o petroquímicos, las instalaciones para el abastecimiento de combustibles líquidos que posean terminales de carga o descarga de hidrocarburos en zonas portuarias y los astilleros e instalaciones de reparación naval deberán disponer, en las cercanías de los terminales o muelles, de medios, sistemas y procedimientos para el tratamiento y eliminación de residuos petrolíferos, químicos, de agua de sentinas, limpieza de aceites, grasas y de otros productos contaminantes, así como de los medios necesarios para prevenir y combatir los derrames.

 

Corresponde a la Autoridad Acuática determinar los medios, sistemas y procedimientos adecuados, de acuerdo con la reglamentación aplicable.

 

La disponibilidad de los medios, sistemas y procedimientos indicados en este artículo, será exigida por la Autoridad Acuática para autorizar el funcionamiento de las instalaciones.

 

 

 

 

 

 

 

TITULO III

 

DEL REGISTRO NAVAL VENEZOLANO

 

CAPITULO I

 

Objeto y Naturaleza

 

 

Artículo 96. El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos tendrá una Oficina de Registro Naval Venezolano en su sede principal y en cada circunscripción acuática.

 

 

Artículo 97. Cada Oficina del Registro Naval Venezolano estará a cargo de un Registrador quien será responsable del funcionamiento de su dependencia.

El Registrador será designado por el Presidente del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos y responde por sus actos registrales, penal, civil y administrativamente.

 

 

Artículo 98. Para ser Registrador Naval, se requiere:

 

    1. Ser Venezolano.
    2. Mayor de 30 años.
    3. Abogado, especialista en Derecho Marítimo o Administrativo.

 

 

Artículo 99. Le corresponde al Registrador Naval:

 

  1. Llevar el registro en el cual se inscriban los buques de propiedad estatal o privada.
  2. Llevar el registro definitivo y provisional de buques construidos y en construcción que pertenezcan a la matricula nacional.
  3. Asentar todo documento por el que se constituya, transmita, ceda, declare, renuncie, resuelva, revoque, rescinda, prorrogue, modifique o extinga derechos reales, contratos o actos sobre buques construidos y en construcción que pertenezcan a la matrícula nacional.
  4. Asentar todo documento mediante el cual se decrete, suspenda, modifique o levante medidas preventivas o ejecutivas que recaigan sobre buques de matricula nacional o extranjera.
  5. Asentar todo documento por el que se prohíba a una persona enajenar y gravar el buque registrado, sea que resulte de un convenio voluntario entre partes o por orden judicial.
  6. Asentar los contratos de arrendamiento a casco desnudo de buques de matrícula nacional, así como los extranjeros arrendados por armadores o empresas nacionales o extranjeras constituidas y domiciliadas en el país.
  7. Asentar los contratos de arrendamiento financiero de buques, así como los extranjeros arrendados por armadores o empresas nacionales o extranjeras constituidas y domiciliadas en el país.
  8. Asentar los contratos de seguros sobre los buques.
  9. Registrar las certificaciones sobre construcción, reparación, ampliación o verificación de clase, de los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano.
  10. Expedir las certificaciones que correspondan de los asientos contenidos en sus registros.
  11. Asentar otros títulos, documentos, actas o escrituras que conforme a la ley deban ser inscritos en el registro.
  12. Las demás que establezca la ley.

 

Al margen de la inscripción deberá tomarse nota de los documentos por que se constituya, transmita, ceda, declare, renuncie, resuelva, revoque, rescinda, prorrogue, modifique o extinga derechos reales, o establezca cualquier otra limitación sobre el dominio de buques construidos y en construcción.

 

A los efectos de la inscripción de buques en el Registro Naval Venezolano, el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos deberá verificar que estos cumplan con los requisitos establecidos en la ley.

 

 

Artículo 100. En el Registro Naval Venezolano ubicado en la sede principal del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, se inscribirán los buques construidos y en construcción, de arqueo bruto igual o mayor de quinientas unidades (500 AB), así como los actos o documentos a los que se refiere el artículo 99 y conservará el duplicado de los asientos registrales que se realicen en los registros de cada una de las circunscripciones acuáticas.

 

Artículo 101. En el Registro Naval Venezolano de la circunscripción acuática respectiva se inscribirán los buques y los que se encuentren en construcción de arqueo bruto menor a quinientas unidades (500 AB), así como los actos o documentos a los que se refiere el artículo 99.

 

 

Artículo 102. De los asientos registrales que se lleven en cada uno de los Registros Navales Venezolanos se remitirá copia de las actuaciones al Registro Principal de la República Bolivariana de Venezuela.

 

 

Artículo 103. Las solicitudes de registro deberán consignarse por escrito debiéndose cancelar además los derechos que por sus diversas actuaciones se fijen en este Decreto-Ley. Dichos derechos deberán pagarse antes o en el momento de su presentación.

 

Los fondos obtenidos con la recaudación de dichos derechos serán administrados por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos.

 

 

Artículo 104. Al solicitar la inscripción de un buque en el respectivo Registro Naval, el o los propietarios, deberán presentar los títulos que acrediten sus derechos sobre el buque, el certificado de arqueo cuando corresponda, las especificaciones técnicas y los planos del buque. Además, deberán acreditar haber dado cumplimiento a las exigencias legales y reglamentarias sobre construcción y seguridad.

 

Cuando se solicite el registro de un buque, de bandera extranjera, deberá presentarse un documento emitido por la Administración Marítima del país donde estaba registrado el buque, en donde conste que el buque ha sido dado de baja o suspendido de su bandera, o que lo será el día en que tenga lugar su nuevo registro.

 

 

Artículo 105. La inscripción de buques y demás actos relativos a ellos que requieren de esta formalidad, se efectuará en alguno de los siguientes libros:

 

  1. Registro de buques de arqueo bruto menor de quinientas unidades (500 AB).
  2. Registro de buques de arqueo bruto igual o mayor de quinientas unidades (500 AB).
  3. Registro de buques en construcción.
  4. Registro de hipotecas, gravámenes y prohibiciones.
  5. Registro de buques arrendados a casco desnudo.
  6. Registro de buques bajo arrendamiento financiero.
  7. Registro de seguros sobre buques.
  8. Y otros que se requieran para tales fines.

 

 

Artículo 106. Inscrito el buque en el Registro Naval Venezolano, este será venezolano y podrá desde ese momento enarbolar el Pabellón Nacional, siempre que se cumpla con las exigencias que señale este Decreto-Ley. El armador del buque será la persona natural o jurídica cuyo nombre figure inscrito en el Registro Naval Venezolano, salvo prueba en contrario.

 

 

Artículo 107. Para que puedan constituirse sobre buques en construcción hipotecas u otros gravámenes, estos deberán estar inscritos provisionalmente en el Registro Naval Venezolano, para lo cual se le otorgará un Registro de buque en construcción.

 

 

Artículo 108. Finalizada la construcción del buque, el propietario deberá solicitar su inscripción como buque en el Registro Naval Venezolano. Efectuada la inscripción definitiva, el Registro Naval Venezolano cancelará de oficio el registro de buques en construcción y asentará al margen de la nueva, todas las anotaciones que estuvieren vigentes de la anterior.

 

 

Artículo 109. Las prohibiciones judiciales de zarpe de un buque y su suspensión, no requerirán de inscripción en el Registro Naval Venezolano, las cuales solo deberán ser notificadas a la Autoridad Acuática.

 

 

Artículo 110. El Registro Naval Venezolano se regirá por la Ley de Registro Público, en todos aquellos aspectos no establecidos en este Decreto-Ley.

 

 

CAPITULO II

 

Inscripción de Títulos y otros Documentos

 

 

Artículo 111. Para que puedan ser inscritos los títulos, documentos o decisiones judiciales expresados en los artículos precedentes, deberá indicarse:

 

  1. Datos de identidad del interesado o razón social.
  2. En caso de buques ya inscritos en el Registro Naval Venezolano, nombre y número de matrícula de los mismos. Si se trata de buques extranjeros, nombre, bandera, arqueo, principales características y dimensiones.
  3. Si se trata de decisiones judiciales deberá presentarse copia certificada del auto que decretó la medida ordenada.

 

 

Artículo 112. La inscripción y registro de los títulos, actos o contratos a que se refieren los artículos precedentes, podrá ser solicitada indistintamente por:

 

  1. El que transmita el derecho.
  2. El que lo adquiera.
  3. El que tenga la representación legal de cualquiera de ellos.
  4. El que tenga interés directo en asegurar el derecho que deba inscribirse.
  5. La Autoridad Judicial.

 

 

Artículo 113. Todo instrumento se considera registrado desde la fecha y hora de inscripción en el Registro Naval Venezolano. Las inscripciones determinarán por el orden de su fecha y hora, la preferencia del título. Cuando varias inscripciones sean de la misma fecha, tendrá preferencia aquella cuyo asiento sea de hora anterior. La inscripción no convalida los actos o contratos que fueren declarados judicialmente nulos.

 

Artículo 114. El Registro Naval Venezolano examinará la legalidad de los documentos cuya inscripción se solicite, ateniéndose a lo que resultare de ellos y de los asientos registrales y podrá proceder según el caso, a:

 

  1. Inscribir el documento.
  2. Rechazar el documento si estuviera viciado de nulidad absoluta, para lo cual, el Registro Naval Venezolano actuará de conformidad a lo dispuesto en la ley.
  3. Anotarlo provisoriamente por el plazo de ciento ochenta (180) días, si el defecto de los documentos fuere subsanable. En este caso, el documento deberá ser puesto a disposición del interesado dentro de los treinta (30) días siguientes a su presentación con las observaciones pertinentes para que sean subsanadas. Esta inscripción provisoria tendrá los mismos efectos que la definitiva si el defecto es subsanado dentro del plazo de ciento ochenta (180) días aquí establecido y sus efectos se retrotraerán al momento de la primera presentación.

 

 

CAPITULO III

 

De los Asientos Registrales, Tradición, Forma y Efectos

 

 

Artículo 115. Toda anotación deberá contener:

 

  1. Fecha y hora del asiento.
  2. Nombre y número de matrícula del buque y arqueo.
  3. La naturaleza, valor cuando fuere el caso, extensión y condiciones del derecho que se inscriba.
  4. El indicativo de llamada internacional, si se le hubiese asignado.
  5. Datos de identificación o razón social de la persona o personas a cuyo favor se haga la inscripción.
  6. Datos de identificación o razón social de la persona o personas de quienes procedan los buques o los derechos que se deban inscribir.
  7. La firma del Registrador respectivo.

 

La falta de cualquiera de los requisitos antes señalados, acarrea la nulidad de los asientos registrales.

 

Artículo 116. No se registrarán documentos en los que aparezca como titular del derecho una persona distinta de la que figura en la inscripción precedente. De los asientos existentes en los folios que correspondan, deberá resultar la tradición legal de la titularidad del dominio y de los demás derechos registrados, así como la correlación de las inscripciones y sus modificaciones, cancelaciones o extinciones.

 

 

Artículo 117. No será necesaria la previa inscripción o anotación, a los efectos de la continuidad de la tradición legal con respecto al documento que se otorgue, en los siguientes casos:

 

  1. Cuando el documento sea otorgado por los jueces, los causahabientes declarados o sus representantes, en cumplimiento de contratos y obligaciones contraídas en vida por el causante o su cónyuge sobre bienes registrados a su nombre.
  2. Cuando los herederos declarados o sus sucesores transmitieren o cedieren bienes hereditarios inscritos a nombre del causante o de su cónyuge.
  3. Cuando el mismo sea consecuencia de actos relativos a la partición de bienes hereditarios.
  4. Cuando se trate de instrumentaciones otorgadas que se refieran a negocios jurídicos que versen sobre el mismo objeto, aunque en las respectivas autorizaciones hayan intervenido distintos funcionarios.

 

 

Artículo 118. El derecho de propiedad o de utilización del buque para su registro en Venezuela se prueba:

 

  1. Si el buque ha sido construido en la República, con el documento de construcción a favor de la persona, previamente registrado, en la cual se expresarán las dimensiones y demás características del buque y el nombre del propietario.
  2. Si el buque ha sido construido en el extranjero, con el respectivo documento de construcción a favor de la persona, traspaso a personas o empresas que soliciten la inscripción del mismo en el Registro Naval Venezolano.
  3. Si el buque ha sido apresado, capturado o rematado, con la copia certificada del acta de adjudicación.
  4. En los casos de enajenaciones subsiguientes, con los documentos de traspaso respectivos.
  5. Si el buque se encuentra arrendado a casco desnudo, con el contrato de fletamento o arrendamiento a casco desnudo.
  6. Si el buque está en arrendamiento financiero, con el contrato de arrendamiento financiero.

 

Los documentos anteriormente mencionados surtirán efectos ante terceros una vez asentados debidamente en el Registro Naval Venezolano.

 

 

CAPITULO IV

 

RECTIFICACIONES DE ASIENTOS

 

 

Artículo 119. Se entenderá por inexactitud registral, todo desacuerdo que, en orden a los documentos susceptibles de inscripción, exista entre lo registrado y la realidad jurídica.

 

 

Artículo 120. Cuando la inexactitud a que se refiere el artículo anterior provenga de un error u omisión en el documento, se rectificará, siempre que la solicitud respectiva se acompañe por un documento de la misma naturaleza que el que la motivó, o decisión judicial que contenga los elementos necesarios a tal efecto.

 

 

Artículo 121. Si se tratare de error u omisión material de la inscripción con relación al documento que la origina, se procederá a la rectificación a instancia de parte interesada notificándoselo al registrador, teniendo a la vista el mismo.

 

 

 

 

 

 

 

CAPITULO V

 

DE LA EXTINCION DE LAS INSCRIPCIONES

 

 

Artículo 122. Las inscripciones en el Registro Naval Venezolano podrán ser canceladas, de oficio o a petición de parte, por las causales siguientes:

 

1.        De oficio por el mero vencimiento de los términos, contados desde la fecha del asiento, si antes no fueren reinscritas o subsanadas y, por consiguiente, sin efecto alguno con respecto a terceros, en los casos siguientes:

  1. Embargo o prohibiciones, a los cinco (5) años.
  2. Hipotecas, a los tres (3) años, siempre que no se estableciere un plazo mayor entre las partes en el contrato.
  3. Anotaciones provisorias, a los ciento ochenta (180) días si no han sido subsanadas.

2.        Por la inscripción de la transferencia del derecho real inscrito a otra persona.

3.        Cuando el título en cuya virtud se hizo la inscripción se haya otorgado con error o fraude.

  1. Cuando se declare la nulidad absoluta del título en cuya virtud se hizo la inscripción.
  2. Cuando se declare la nulidad absoluta del asiento.
  3. Cuando las inscripciones provisorias se transforman en definitivas o haya transcurrido el plazo determinado para su inscripción definitiva.
  4. Cuando sea ordenada por sentencia judicial firme.
  5. Por declaración de innavegabilidad absoluta o pérdida total comprobada del buque.
  6. Por presunción fundada de desaparición del buque al no tenerse noticias de su paradero por un lapso superior a un (1) año.
  7. Por desguace del buque.
  8. Por enajenación del buque al extranjero. La Autoridad Acuática no autorizará la cancelación por esta causa, si no consta por escritura pública el consentimiento de todos los beneficiarios de las hipotecas y demás derechos reales que recaigan sobre el buque y la suspensión de las prohibiciones legales o judiciales que impidan su transferencia. Tampoco podrá cancelarse la matrícula de buques, cuya enajenación esté sujeta a previa autorización de la administración pública sin que ésta autorización se haya concedido.
  9. Por cambio de bandera.
  10. Por apresamiento, conforme a las normas del derecho internacional.
  11. Por resolución, rescisión o vencimiento del contrato de arrendamiento a casco desnudo o arrendamiento financiero.
  12. Cuando en el instrumento de cancelación parcial no se dé claramente a conocer la parte del buque que haya desaparecido, o la parte del derecho que se extinga y la que subsista.

 

 

Artículo 123. Podrá solicitarse cancelación parcial, cuando se reduzca el derecho inscrito del bien objeto de la inscripción. La ampliación de cualquier derecho inscrito será objeto de una nueva inscripción que se relacionará con el anterior asiento.

 

 

Artículo 124. La cancelación de toda inscripción debe contener en forma precisa lo siguiente:

 

  1. La clase de documento en cuya virtud se haga la cancelación.
  2. La fecha, hora y asiento del documento.
  3. La determinación del Tribunal o Notario otorgante del documento.
  4. La firma del Registrador central o local según fuese el caso.

 

La falta de alguno de estos requisitos acarrea la nulidad del acto.

 

 

CAPITULO VI

 

Publicidad Registral, Certificaciones e Informes

 

 

Artículo 125. La plenitud, limitación o restricción de los derechos inscritos y la libertad de disposición, sólo podrá acreditarse con relación a terceros con las certificaciones a que se refieren los artículos de este capítulo.

 

Artículo 126. Las certificaciones emitidas por los Registros Navales hacen fe pública, tienen el valor y surten los efectos de un documento público y contendrán el estado jurídico de los bienes y de las personas según las constancias registrales, además del número, fecha y hora que resulten de su inscripción.

 

 

Artículo 127. En los casos cuando se deba mediar referencias de expedientes, la relación que se hará respecto de los antecedentes del acto que se instrumenta, se verificará directamente en los documentos originales o en sus copias certificadas.

 

 

Artículo 128. Los asientos registrales que conformen el Registro Naval Venezolano, son públicos y por lo tanto los particulares tienen derecho al acceso inmediato a los mismos y a solicitar copia simple o certificada de la totalidad o parte de los asientos que se lleven, así mismo el registrador está obligado a suscribir las constancias del asiento en los documentos acompañados bajo la responsabilidad de su firma, llevar el registro con las formalidades establecidas en la ley utilizando formatos compatibles con sistemas de micropelículas, archivos electrónicos, computarizados o sistemas digitalizados y cualesquiera sistemas que establezca la ley que rige la materia y expedir las copias dentro de las veinticuatro (24) horas siguientes a la solicitud.

 

 

CAPITULO VII

 

De los Buques Nacionales

 

 

Artículo 129. Se consideran buques nacionales todos aquellos inscritos en el Registro Naval Venezolano.

 

 

Artículo 130. Podrán inscribirse en el Registro Naval Venezolano los buques que sean de:

 

 

  1. Propiedad de ciudadanos venezolanos.
  2. Propiedad de personas jurídicas venezolanas, debidamente constituidas y domiciliadas en el país.
  3. Propiedad de inversionistas extranjeros que cumplan con las normas relativas a la participación de los capitales extranjeros.
  4. Registro extranjero, arrendados o fletados a casco desnudo por período igual o superior a un (1) año por cualesquiera de las personas naturales o jurídicas a que se refieren los numerales 1, 2, y 3 que anteceden.
  5. Los de registro extranjero dados en arrendamiento financiero a las personas naturales o jurídicas a que hace referencia los numerales 1, 2, y 3 de este artículo.
  6. Los buques construidos en astilleros nacionales, independientemente de la nacionalidad de su propietario.

 

 

Artículo 131. Los documentos mediante los cuales se creen, modifiquen o extingan hipotecas navales sobre buques nacionales existentes o en construcción surtirán efectos y se considerará constituido el gravamen, una vez inscritos en el Registro Naval Venezolano.

 

Los buques de registro extranjero arrendados o fletados a casco desnudo por período igual o superior a un (1) año y los dados en arrendamiento financiero, no podrán hipotecarse en Venezuela, salvo en aquellos casos en los cuales se evidencie por certificación oficial del registro de origen del buque, debidamente legalizado por el Consulado de la República Bolivariana de Venezuela en dicho país de origen, que pueden ser hipotecados o gravados con derechos reales similares o equivalentes a la hipoteca en el país de origen mientras estén registrados simultáneamente en otra circunscripción. En este caso, para hipotecar el buque se requerirá, además, autorización expresa por escrito y debidamente autenticada del arrendador a casco desnudo o financiero.

 

Se tendrá como inexistente la hipoteca naval constituida en contravención con lo dispuesto en este artículo, o en cualquier caso en que se determine, que al momento del registro de la pretendida hipoteca en Venezuela, el buque se encontraba hipotecado o gravado con derecho real similar o equivalente en el país del registro anterior.

 

CAPITULO VIII

 

De la Patente de Navegación, Licencias y Permisos Especiales.

 

 

Artículo 132. Efectuada la inscripción en el Registro Naval Venezolano, el Presidente del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos expedirá la Patente de navegación provisional a los buques de arqueo bruto igual o mayor de quinientas unidades (500 AB). A los buques de arqueo bruto entre ciento cincuenta unidades (150 AB) y quinientas (500 AB), le será expedida dicha Patente, por el Capitán de Puerto de la circunscripción en la cual haya sido solicitada la inscripción.

 

Cumplidos los requisitos establecidos por las leyes y reglamentos, luego de revisar toda la documentación del buque y pasados noventa (90) días continuos a partir de la fecha del registro del buque, el Presidente del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos o el Capitán de Puerto según sea el caso, expedirá la Patente de Navegación definitiva, la cual será válida por cinco (5) años.

 

 

Artículo 133. A todo buque inscrito en el Registro Naval Venezolano se le expedirá la Patente de navegación provisional, por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos o por el Capitán de Puerto, según corresponda. El propietario, armador o arrendatario tendrá un lapso de noventa (90) días continuos para entregar el resto de la documentación requerida por la Ley.

 

 

Artículo 134. La Patente de navegación es el documento que acredita la nacionalidad Venezolana del buque y lo autoriza a navegar bajo bandera Venezolana. En él se indicará el nombre del buque y el número de su matrícula, el nombre de la persona natural o jurídica a cuyo favor aparece inscrito, los arqueos y las principales características del buque. La validez de este documento será de cinco (5) años y quedará sujeta al cumplimiento de la normativa que rige la materia.

 

 

 

Artículo 135. Los buques de pesca iguales o mayores a veinticuatro (24) metros de eslora deberán cumplir con las regulaciones establecidas por la Autoridad Pesquera Nacional, antes de solicitar la respectiva Patente de Navegación.

 

 

Artículo 136. Los buques de arqueo bruto menor a ciento cincuenta unidades (150 AB), inscritos en el Registro Naval Venezolano, deberán estar provistos de una Licencia de Navegación expedida por el respectivo Capitán de Puerto, la cual tendrá una validez de dos (2) años.

 

A las motos acuáticas, y otras construcciones flotantes que así lo requieran, les será expedido un Permiso Especial Restringido por el Capitán de Puerto, el cual será válido por dos (2) años.

 

 

Artículo 137. El propietario, armador o arrendatario deberá presentar la solicitud de expedición de la Patente, Licencia de Navegación o Permiso Especial Restringido, con los documentos señalados en los dos casos siguientes:

 

  1. Bajo el régimen de propiedad:
  1. Copia del certificado de arqueo del registro original o anterior.
  2. Copia del documento de solicitud de la anulación del registro anterior, de ser este el caso.
  3. El documento que acredite la propiedad sobre el buque.
  1. Bajo el régimen de contrato de arrendamiento a casco desnudo y arrendamiento financiero.
  1. Copia del certificado de arqueo del registro de origen.
  2. Documento de suspensión temporal del registro de origen anterior, que haga constar que el buque será suspendido del registro de origen, mientras dure su registro en Venezuela.
  3. Copia del contrato de fletamento a casco desnudo o de arrendamiento financiero.
  4. En caso de ser persona jurídica deberá presentar acta constitutiva y estatutos actualizados de la compañía, debidamente registrados.
  5. En caso de ser persona natural, copia de la cédula de identidad.

Los buques serán objeto de una inspección, efectuada por un inspector naval de una organización reconocida por la administración, antes de su inscripción en el Registro Naval Venezolano. Los buques con más de diez (10) años, deberán ser objeto de una inspección especial, en los términos y condiciones que determine la ley.

 

 

CAPITULO IX

 

De la Caducidad de la Patente de Navegación, Licencia de Navegación y Permiso Especial Restringido

 

 

Artículo 138. Son causales de caducidad de la Patente de Navegación, Licencia de Navegación y Permiso Especial Restringido:

 

    1. El cambio de bandera del buque o su desincorporación a solicitud del propietario o arrendatario.
    2. Por vencimiento del término o por resolución del contrato de arrendamiento a casco desnudo o de arrendamiento financiero sobre la base del cual se hayan registrado estos buques.
    3. La destrucción voluntaria del buque aunque se reconstruya con los mismos materiales.
    4. El apresamiento o confiscación del buque en el extranjero.
    5. La pérdida total del buque.
    6. Por cambios o alteraciones no autorizados, en la estructura del buque.
    7. La expiración del término por el cual fue expedido el documento respectivo.
    8. Cambiar el buque de dueño, arrendatario, nombre, destinación, dimensiones o tonelaje.
    9. Haberse declarado el buque en condiciones de inavegabilidad absoluta.
    10. Dedicar al buque al comercio ilícito o haber sido declarado pirata.
    11. Haberse declarado el buque como desaparecido.

 

 

Artículo 139. Al producirse la enajenación de un buque, se extingue la Patente de Navegación, Licencia de Navegación o Permiso Especial Restringido, en cuyo caso, la Autoridad Acuática expedirá un documento haciendo constar que el buque ha quedado desincorporado del Registro Naval Venezolano.

 

 

Artículo 140. La caducidad declarada por la Autoridad Acuática, se hará del conocimiento público mediante aviso oficial que se publicará en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela.

 

 

CAPITULO X

 

De los Derechos que Causa el Registro de Buques y la Expedición de los Documentos que Autorizan la Navegación

 

 

Artículo 141. El registro de buques causará un derecho, de acuerdo a la siguiente escala:

 

1.        De arqueo bruto menor de cinco unidades (5 AB), cinco unidades tributarias (5 UT).

2.        De arqueo bruto entre cinco unidades (5 AB) y mil unidades (1.000 AB), diez unidades tributarias (10 UT).

3.        De arqueo bruto entre mil una unidades (1.001 AB) y cinco mil unidades (5.000 AB), cien unidades tributarias (100 UT).

4.        De arqueo bruto entre cinco mil una unidades (5.001 AB) y diez mil unidades (10.000 AB), ciento cincuenta unidades tributarias (150 UT).

  1. De arqueo bruto mayor de diez mil unidades (10.000 AB), Doscientas unidades tributarias (200 UT).

 

Quedan exceptuadas del pago del derecho indicado en este artículo, aquellas construcciones flotantes artesanales, aptas para navegar, menores de cinco unidades de arqueo bruto (5 AB), incluyendo las de comunidades indígenas, las dedicadas a la pesca artesanal y de subsistencia como sustento del pescador y su grupo familiar y las de turismo.

 

 

Artículo 142. La expedición de la Patente o Licencia de Navegación causará un derecho que se pagará previamente a su expedición, calculado a razón de una diez milésima de unidad tributaria (0,01 UT), por el arqueo bruto del buque. En ningún caso el derecho a pagar será menor a dos unidades tributarias (2 UT).

 

Quedan exceptuadas del pago del derecho indicado en este artículo, aquellas construcciones flotantes artesanales, aptas para navegar, menores de cinco unidades de arqueo bruto (5 AB), incluyendo las de comunidades indígenas, las dedicadas a la pesca artesanal y de subsistencia como sustento del pescador y su grupo familiar y las de turismo.

 

 

Artículo 143. La expedición del permiso especial restringido de navegación causará un derecho, que se pagará previamente a su expedición, equivalente a seis unidades tributarias (6 UT).

 

 

Artículo 144. Los derechos establecidos en los Artículos precedentes serán liquidados y administrados por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, de acuerdo con las formalidades establecidas para los demás ramos de rentas nacionales, y su pago será requisito para la inscripción del buque en el Registro Naval Venezolano.

 

En caso de deterioro o pérdida de la Patente, Licencia de navegación o Permiso Especial Restringido, el Registro Naval Venezolano emitirá un duplicado o copia certificada del documento original, el cual contendrá las anotaciones que se hubieren asentado en el original. Su expedición causará los derechos previstos en la ley.

 

 

Artículo 145. Los trámites de renovación de la Patente, Licencia de Navegación o Permiso Especial Restringido, se iniciarán al menos con sesenta (60) días continuos de anticipación a la fecha de vencimiento del documento respectivo, ante la Capitanía de Puerto respectiva o el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos. El documento vencido debe ser entregado, al momento de recibir la nueva Patente, Licencia de Navegación o Permiso Especial Restringido.

 

 

 

 

TITULO IV

 

DE LAS ACTIVIDADES CONEXAS Y SERVICIOS

 

CAPITULO I

 

Generalidades

 

 

Artículo 146. A los fines de este Decreto-Ley, los servicios de pilotaje, remolcadores y lanchaje, podrán ser concesionados por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos.

 

 

Artículo 147. A los fines de este Decreto-Ley, los servicios de cartografía náutica, actividades oceanográficas, científicas, subacuáticas e hidrográficas, publicaciones náuticas, levantamientos hidrográficos y cualquier actividad conexa con estos servicios, serán autorizados por la Autoridad Acuática, previo cumplimiento de los requisitos exigidos por la ley.

 

 

Artículo 148. La duración de la concesión o autorización, a los efectos de este Decreto-Ley, podrá ser hasta por un lapso de diez (10) años, prorrogable por el mismo lapso por el que se otorgó.

 

 

Artículo 149. El concesionado o autorizado no podrá ceder ni traspasar su derecho, total o parcialmente, sin la previa autorización de la Autoridad Acuática.

Para autorizar la cesión o traspaso, la Autoridad Acuática deberá verificar que quien haya de sustituirse en los derechos del concesionado o autorizado, cumpla los requisitos exigidos en la ley.

 

 

Artículo 150. Las concesiones y autorizaciones se extinguirán por el vencimiento del lapso por el cual fueron acordadas, así como por las demás causas previstas en la legislación civil y por aquéllas que fueren establecidas en el acto de otorgamiento.

 

 

Artículo 151. Las personas naturales o jurídicas que manifiesten su voluntad de participar en procesos de otorgamiento de concesiones o autorizaciones, deberán demostrar su capacidad de obrar y acreditar su solvencia, económica, financiera, y cumplir con los requisitos legales técnicos y profesionales, según el caso.

 

 

Artículo 152. El otorgamiento de concesiones y autorizaciones de los servicios públicos indicados en este Decreto-Ley, se sujetará a los principios de igualdad, transparencia, publicidad, eficiencia, racionalidad, pluralidad y competencia de los concurrentes, así como la protección y garantía de los usuarios.

 

 

Artículo 153. En una misma circunscripción acuática se podrán otorgar más de una concesión o autorización sobre un mismo servicio público indicado en este Decreto Ley. A tal efecto, el pliego licitatorio respectivo deberá indicar cual es el contenido o parte del servicio concesionado o autorizado y establecer mecanismos de control que garanticen, que en la concurrencia de la concesión o autorización el servicio se preste eficazmente.

 

Las empresas que aspiren la concesión de un servicio público, deberán tener como objeto exclusivo la prestación del servicio solicitado.

 

 

Artículo 154. Las personas naturales o jurídicas que manifiesten su voluntad de participar en procesos de concesiones y autorizaciones, harán su solicitud ante el órgano competente, suministrando la información y documentación que les sea requerida.

 

 

Artículo 155. En el caso de concesiones, el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos oída la opinión, mediante informe, de la Comisión Local para la Facilitación del Sistema Buque-Puerto se pronunciará en un lapso de treinta (30) días hábiles, contados a partir de la recepción de dicho informe.

Una vez aprobado el otorgamiento de la concesión, el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos expedirá el respectivo Permiso de Inicio de Operaciones.

 

 

Artículo 156. En el caso de autorizaciones, el órgano competente se pronunciará en un lapso de treinta (30) días hábiles, contados a partir de la recepción de la solicitud.

 

 

Artículo 157. No se otorgará la concesión solicitada cuando el solicitante esté incurso en los supuestos siguientes:

 

        1. Cuando haya sido declarado en atraso o quiebra.
        2. Cuando se constate que se ha suministrado datos falsos o inexactos.
        3. Cuando de manera sobrevenida el solicitante deje de tener las cualidades técnicas, económicas o legales que le permitieron participar en el proceso.
        4. Cuando surjan graves circunstancias atinentes a la seguridad del Estado que a juicio de la Autoridad Acuática haga inconveniente su otorgamiento.

 

En el caso de las autorizaciones se aplicará lo contemplado en los literales 2, 3 y 4.

 

 

CAPITULO II

 

DE LA EDUCACION NAUTICA

 

 

Artículo 158. La Autoridad Acuática en coordinación con el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, diseñará los planes y programas de estudios que se impartan al personal de la Marina Mercante, en todas sus modalidades y niveles, incluyendo la educación a distancia, y definirán los requisitos que deberán llenar los institutos de educación náutica públicos y privados, a los fines de la inscripción y autorización de funcionamiento.

 

El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos llevará un registro de los institutos de educación náutica, públicos y privados.

 

 

Artículo 159. El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, expedirá los títulos, licencias, refrendos y certificaciones de las competencias de la Gente de Mar, de acuerdo con las normas nacionales e internacionales que rigen la materia, sin perjuicio de lo establecido en las leyes que rigen la materia.

 

CAPITULO III

 

De la Construcción, Modificación, Reparación y Desguace de Buques

 

Artículo 160. Los diques, astilleros, fábricas de buques, talleres navales, varaderos, industrias navales de apoyo, oficinas técnicas y de proyectos relacionadas con la construcción, reparación, modificación o desguace de buques, deberán estar inscritas en el registro que a tal efecto será llevado por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos.

 

 

Artículo 161. Los entes que ejecuten las actividades enunciadas en el artículo anterior deberán reunir las condiciones técnicas, equipamiento, personal, organización e instalaciones que garanticen el cumplimiento de las normas de seguridad industrial.

 

La construcción y modificación de buques de tipo artesanal serán objeto de un tratamiento especial, en cada circunscripción acuática.

 

 

Artículo 162. Todo buque cuya construcción, reparación, modificación o desguace sea financiada parcial o totalmente con recursos provenientes del Fondo Especial de los Espacios Acuáticos deberá ser construido, modificado, reparado o desguazado en instalaciones inscritas en el registro de la Industria Naval Venezolana, salvo razones técnicas o de fuerza mayor, en cuyo caso el interesado deberá motivar por escrito la solicitud ante el Consejo Nacional de los Espacios Acuáticos, el cual emitirá su opinión.

 

 

Artículo 163. Los buques propiedad de entes públicos nacionales, estadales o municipales, institutos autónomos, y de compañías donde el Estado tenga una participación accionaria, deberán ser construidos, reparados, modificados o desguazados por astilleros, fábricas de embarcaciones, diques, varaderos y talleres navales debidamente inscritos en el Registro de la Industria Naval Venezolana, salvo razones técnicas, de competitividad, o de fuerza mayor, en cuyo caso el interesado deberá motivar por escrito la solicitud ante el Consejo Nacional de los Espacios Acuáticos, el cual emitirá su opinión.

 

 

Artículo 164. Los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano, propiedad de particulares beneficiados por los incentivos previstos en las leyes y políticas del Estado, deberán realizar sus mantenimientos mayores y menores en instalaciones de la industria naval venezolana. Por razones técnicas o de fuerza mayor el Consejo Nacional de los Espacios Acuáticos mediante el Comité de Industria Naval podrá acordar la excepción de lo dispuesto en este artículo.

 

 

CAPITULO IV

 

De las Actividades Subacuáticas

 

Artículo 165. Se consideran actividades subacuáticas las realizadas en el espacio acuático venezolano y su lecho, por personas naturales o jurídicas destinadas a la operación de equipos y accesorios sumergibles o aquellas dedicadas al buceo con propósitos industriales, pesqueros, científicos, de recreación, deportivos o de cualquier otra naturaleza.

 

 

Artículo 166. El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos regulará, controlará y supervisará estas actividades, así como la certificación de las personas naturales o jurídicas que se dediquen a esta actividad. A tales efectos llevará los registros respectivos, pudiendo autorizar a organizaciones públicas o privadas de reconocida competencia, para que en nombre del Instituto efectúen el control, la supervisión y la certificación requerida para la realización de las actividades subacuáticas.

 

 

CAPITULO V

 

Del Servicio de Canalización y Mantenimiento de las Vías Navegables

 

 

Artículo 167. Se entiende por servicio de canalización, aquellas acciones de diagnóstico, estudio, análisis, diseño y ejecución de obras que permitan transformar parajes restringidos a la navegación acuática, en vías navegables.

 

Se entiende por mantenimiento de las vías navegables, aquellas acciones de dragado y de preservación de los sistemas de señalización, que tienen como finalidad el garantizar la accesibilidad permanente y segura de dichas vías.

 

 

Artículo 168. La prestación del servicio de canalización y mantenimiento de las vías navegables, comprende:

 

  1. El estudio, inspección, desarrollo, mejora y administración de las vías y canales navegables que existen en el país y las que pudieran desarrollarse; especialmente de aquellos que permitan a buques de gran calado el acceso al lago de Maracaibo y a la vía fluvial del eje Apure-Orinoco, así como todas las obras accesorias necesarias o en alguna forma relacionada con la construcción, utilización, servicio y mantenimiento de las vías señaladas.
  2. Garantizar los trabajos y obras de dragado para los cauces navegables de la República. Estas podrán ser ejecutadas por medios propios del Estado o mediante contrataciones.
  3. El mantenimiento y operatividad de los sistemas de señalización de los canales navegables que existen y los que pudieran desarrollarse. Estos podrán ejecutarse por medios propios del Estado o mediante contrataciones.

 

 

Artículo 169. Cada vez que un buque ingrese a las vías de navegación del Lago de Maracaibo y del eje Apure-Orinoco, pagará por la utilización de las obras de canalización, a la salida del canal, una tasa conforme a lo siguiente:

 

  1. En el Lago de Maracaibo:
      1. Los buques tanques, excepto los destinados al transporte de gases, pagarán una tasa equivalente a ocho centésimas de unidad tributaria (0,08 UT) por cada unidad de arqueo bruto.
      2. Los buques tanques destinados al transporte de gases, pagarán una tasa equivalente a tres centésimas de unidad tributaria (0,03 UT) por cada unidad de arqueo bruto.
      3. Los buques de carga destinados al transporte de cargas no contempladas en los literales anteriores, pagarán una tasa equivalente a quince milésimas de unidad tributaria (0,015 UT) por cada unidad de arqueo bruto.
  1. En el eje Apure-Orinoco:
      1. Los buques de carga destinados al transporte de aluminio aleado, hierro y derivados e hidrocarburos, pagarán una tasa equivalente a siete centésimas de unidad tributaria (0,07 UT) por cada unidad de arqueo bruto.
      2. Los buques de carga destinados al transporte de aluminio primario, materias primas y maquinarias industriales, pagarán una tasa equivalente a diez centésimas de unidad tributaria (0,10 UT) por cada unidad de arqueo bruto.
      3. Los buques de carga destinados al transporte de cargas no contempladas en los literales anteriores, pagarán una tasa equivalente a quince milésimas de unidad tributaria (0,015 UT) por cada unidad de arqueo bruto.
      4. El conjunto remolcador-gabarra destinado al transporte de bauxita pagará una tasa equivalente a cinco centésimas de unidad tributaria (0,05 UT) por la sumatoria de las unidades de arqueo bruto del buque o buques remolcados.
  1. En todos los canales, los buques de pasaje mayores de cien unidades de arqueo bruto (100 AB), pagarán una tasa equivalente a cien unidades tributarias (100 UT).
  2. En el caso que un buque transporte carga contemplada en más de una de las categorías indicadas en los numerales 1 y 2, se aplicará la tasa más elevada.

 

 

Artículo 170. Los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano, pagarán el cincuenta por ciento (50%) de la tasa prevista en el articulo precedente. Esta rebaja se aplicará hasta por el mismo porcentaje, a aquellos buques de bandera extranjera, bajo el principio de reciprocidad conforme a la ley.

Los buques que se dirijan en lastre a efectuar reparaciones en astilleros nacionales mayores a mil unidades de arqueo bruto (1.000 AB), pagarán una tasa equivalente a cien unidades tributarias (100 UT). Los buques menores de mil unidades de arqueo bruto (1.000 AB), en estas circunstancias quedarán exceptuados del pago de la tasa.

 

 

Artículo 171. No se encuentran sujetos al pago de la tasa los siguientes buques, siempre y cuando no transporten carga comercial:

 

  1. Los buques de la Fuerza Armada.
  2. Los buques de guerra de pabellón extranjero, siempre y cuando exista reciprocidad con la República Bolivariana de Venezuela.
  3. Los buques dedicados a misiones científicas nacionales y de otros países, siempre y cuando exista reciprocidad con la República Bolivariana de Venezuela.
  4. Los buques públicos dedicados al servicio público.
  5. Los buques menores de veinticinco (25) toneladas de arqueo bruto.

 

 

Artículo 172. El armador, agente naviero, representante del armador o el Capitán del buque, deberá cancelar las tasas previstas por la utilización de los canales del Lago de Maracaibo y del Eje Orinoco-Apure, antes del zarpe del buque de la circunscripción acuática, a menos que existan acuerdos contractuales, que indiquen otra modalidad.

 

 

Artículo 173. El ente prestador del servicio de canalización y mantenimiento de las vías navegables, presentará a consideración del Consejo Nacional de los Espacios Acuáticos, los planes y proyectos de dicho servicio, en el primer semestre de cada período constitucional a los fines de su inclusión en el plan nacional de desarrollo de los espacios acuáticos.

 

 

CAPITULO VI

 

Del Sistema Nacional de Ayudas a la Navegación Acuática

 

Artículo 174. El Sistema Nacional de Ayudas a la Navegación Acuática es un servicio público, el cual tiene como finalidad generar una estructura de información, ayudas a la navegación y señalización acuática que cubra la totalidad de los espacios acuáticos sujetos a la soberanía y jurisdicción de la República.

 

 

Artículo 175. El Sistema Nacional de Ayudas a la Navegación Acuática contará con los siguientes instrumentos: faros, boyas, balizas, enfilaciones, receptores de señales de radar, equipos electrónicos de guía y posicionamiento terrestre, equipos de guía y posicionamiento satelital, cartas náuticas, libro de faros, derrotero de las costas de Venezuela y otros que se incorporen en el futuro; los medios y componentes de sistemas de señalización acuática privados, también formarán parte del Sistema Nacional de Ayudas a la Navegación Acuática, siempre y cuando hayan sido autorizados por el Ejecutivo Nacional, de acuerdo a lo que establezca la ley.

 

 

Artículo 176. Los buques que utilizan el Sistema Nacional de Ayudas a la Navegación Acuática, pagarán una tasa conforme a las siguientes disposiciones:

 

  1. Los de bandera extranjera cuyo arqueo bruto sea mayor a ciento cuarenta unidades (140 AB); tres milésimas de unidad tributaria (0,003 UT) por el arqueo bruto del buque.
  2. Los de bandera extranjera cuyo arqueo bruto esté comprendido entre cuarenta unidades (40 AB) y ciento cuarenta unidades (140 AB), cuatro décimas de unidad tributaria (0,4 UT) por el arqueo bruto del buque.
  3. Los de bandera nacional cuyo arqueo bruto sea mayor a ciento cuarenta unidades (140 AB), tres milésimas de unidad tributaria (0,003 UT) por el arqueo bruto del buque, una sola vez por año calendario.
  4. Los de bandera nacional cuyo arqueo bruto esté comprendido entre cuarenta unidades (40 AB) y ciento cuarenta unidades (140 AB), cuatro décimas de unidad tributaria (0,4 UT) por buque, una sola vez por año calendario.

 

 

Artículo 177. Los buques de bandera extranjera que naveguen en los espacios acuáticos sujetos a la soberanía y jurisdicción de la República, pagarán la tasa correspondiente al recalar a puerto venezolano. Para zarpar y tramitar la documentación del buque ante la Capitanía de Puerto se deberá demostrar el pago de la tasa.

 

 

Artículo 178. A los fines de la aplicación de la tasa establecida en este título los buques nacionales o extranjeros, que naveguen remolcados por buques de pabellón nacional o extranjero, pagarán, igualmente y en las mismas condiciones, la tasa prevista por el uso del Sistema Nacional de Ayudas a la Navegación Acuática.

 

 

Artículo 179. Los buques de bandera extranjera cancelarán la tasa establecida por el uso de estos sistemas, al recalar en otro puerto Venezolano, cuando hayan navegado una distancia igual o mayor a las ciento veinte millas náuticas (120 MN). Esta distancia será calculada por la sumatoria de las líneas o distancias navegadas y acumuladas entre el primer puerto de recalada y los otros puertos visitados.

 

 

Artículo 180. No se encuentran sujetos al pago de la tasa previstas en este capítulo los siguientes buques:

 

1.    De la Fuerza Armada Nacional.

2.    De guerra de pabellón extranjero, cuando exista reciprocidad con la República Bolivariana de Venezuela.

3.    Los buques dedicados a misiones científicas en el espacio acuático nacional, inscritos en el Registro Naval Venezolano y los extranjeros, cuando exista reciprocidad con la República Bolivariana de Venezuela o convenios bilaterales.

4.    De pabellón extranjero que recalen a puerto venezolano en arribada forzosa.

5.    Públicos dedicados al servicio público.

6.    De arqueo bruto menores de cuarenta unidades (40 AB).

 

 

Artículo 181. Los avisos a los navegantes contentivos de instalaciones y las características de identificación de nuevos componentes del Sistema Nacional de Ayudas a la Navegación Acuática, así como de sus modificaciones, serán publicados en periódicos de circulación nacional.

 

 

Artículo 182.. El ente prestador del Sistema Nacional de Ayudas a la Navegación Acuática, presentará a consideración del Consejo Nacional de los Espacios Acuáticos, los planes y proyectos de dicho servicio, en el primer semestre de cada período constitucional a los fines de su inclusión en el plan nacional de desarrollo de los espacios acuáticos.

 

 

CAPITULO VII

 

DEL SERVICIO DE HIDROGRAFIA, OCEANOGRAFIA, METEOROLOGIA Y CARTOGRAFIADO NAUTICO

 

 

Artículo 183. El Servicio de Hidrografía, Oceanografía, Meteorología y Cartografiado Náutico está integrado al Ministerio de la Defensa, quien administrará, supervisará y tendrá, entre otras, las siguientes funciones: autorizar, coordinar, supervisar, desarrollar y ejecutar, actividades científicas e hidrográficas, de cartografía náutica, de señalización y otras ayudas a la navegación en todos los espacios acuáticos e insulares sujetos a la soberanía y jurisdicción de la República.

 

 

Artículo 184. El Servicio de Hidrografía, Oceanografía, Meteorología y Cartografiado Náutico organizará la recolección y compilación de datos hidrográficos, oceanográficos y meteorológicos, siendo responsable por la publicación, difusión y mantenimiento de toda la información náutica necesaria para la seguridad de la navegación en los espacios acuáticos nacionales, incluyendo el servicio de la hora legal de la República Bolivariana de Venezuela.

 

Las personas naturales o jurídicas de derecho público o privado, nacionales o extranjeras, que hayan sido autorizadas para ejecutar levantamientos hidrográficos, oceanográficos y de cartografiado náutico, deberán consignar una copia de toda la documentación producto de estas actividades en el organismo competente del Ministerio de la Defensa.

 

 

Artículo 185. El Servicio de Hidrografía, Oceanografía, Meteorología y Cartografiado Náutico, publicará las cartas náuticas, derroteros, tablas de mareas y otras publicaciones náuticas oficiales de la República Bolivariana de Venezuela, de acuerdo a la normativa técnica vigente.

 

 

Artículo 186. El Ministerio de la Defensa, podrá autorizar a entidades públicas o privadas y personas naturales, nacionales o extranjeras, para editar y comercializar cartas náuticas, derroteros, libros de faros, tablas de mareas y otras publicaciones náuticas oficiales de la República Bolivariana de Venezuela.

 

 

Artículo 187. La publicación y distribución de planos batimétricos y documentación cartográfica náutica, que tenga relación de cualquier forma con los espacios acuáticos sujetos a la soberanía y jurisdicción de la República, deberá ser verificada y certificada por el Ministerio de la Defensa, en caso contrario la misma se considerará nula y no producirá efecto alguno.

 

 

Artículo 188. No podrán practicarse sondeos, ni hacerse levantamientos de planos de las costas y espacios insulares y acuáticos sujetos a la soberanía y jurisdicción de la República, sin la previa autorización de los organismos competentes.

 

 

Artículo 189. La administración del Servicio de Hidrografía, Oceanografía, Meteorología y Cartografiado Náutico estará obligada a actualizar, según la normativa técnica vigente, el inventario de la totalidad de las cartas náuticas de los Espacios Acuáticos Nacionales.

 

 

Artículo 190. Toda edición de cartas náuticas será puesta en vigencia mediante resolución del Ministerio de la Defensa publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela.

 

 

Artículo 191. El Servicio de Hidrografía, Oceanografía, Meteorología y Cartografiado Náutico, con el objeto de cumplir con las normas internacionales sobre la administración de datos en ayuda de los servicios indicados en este Decreto-Ley, tomará las medidas necesarias para asegurar que se proporcione la información hidrográfica, oceanográfica y de cartografía náutica, en forma oportuna, fidedigna y sin ambigüedades. A tales efectos se mantendrá estrecha coordinación con los organismos internacionales de las cuales la República forma parte y con otras organizaciones nacionales dedicadas a esta actividad.

 

 

Artículo 192. El ente prestador del Servicio de Hidrografía, Oceanografía, Meteorología y Cartografiado Náutico, presentará a consideración del Consejo Nacional de los Espacios Acuáticos, los planes y proyectos de dicho servicio, en el primer semestre de cada período constitucional a los fines de su inclusión en el plan nacional de desarrollo de los espacios acuáticos.

 

 

CAPITULO VIII

 

DEL SERVICIO DE PILOTAJE

 

SECCION I

 

Generalidades

 

 

Artículo 193. El pilotaje es un servicio público, que consiste en el asesoramiento y la asistencia que los pilotos prestan a los capitanes de buques, en los parajes marítimos, fluviales y lacustres en las circunscripciones acuáticas de la República.

 

 

Artículo 194. Es obligatorio utilizar el servicio de pilotaje para navegar y maniobrar en las aguas de cualquier circunscripción acuática cuyo reglamento así lo determine.

 

A solicitud del Capitán, podrá el piloto impartir directamente las órdenes a los timoneles y demás miembros de la tripulación que intervengan en las maniobras. En todo caso, durante su realización, el Capitán debe permanecer en el puente del buque a su mando, conservando su responsabilidad.

 

 

Artículo 195. El Capitán, en beneficio de la seguridad del buque o en resguardo de su responsabilidad, podrá desatender las indicaciones del piloto cuando así lo considere necesario para evitar un accidente, en cuyo caso deberá informar por escrito a la brevedad posible, al Capitán de Puerto, acerca de los motivos que tuvo para proceder en esa forma.

 

No será obligatorio el servicio de pilotaje cuando un buque atracado a un muelle deba ser movido con los cabos, a lo largo del mismo.

 

 

Artículo 196. El servicio de pilotaje podrá ser prestado por particulares en régimen de concesión, previo cumplimiento de los requisitos exigidos en este Decreto-Ley.

 

 

Artículo 197. El reglamento de capitanías, circunscripciones y delegaciones acuáticas, fijará los límites de los parajes marítimos, fluviales y lacustres de obligatorio uso del servicio de pilotaje y las condiciones y requisitos que deben cumplir los buques mientras permanezcan en ellos. También determinará los símbolos, luces y señales especiales que se usarán en cada circunscripción acuática.

 

 

 

 

 

Artículo 198. No están sujetos a la obligación de tomar piloto:

 

1.    Los buques de la Fuerza Armada Nacional y los ocupados en cualquier otro servicio de la Administración Pública.

2.    Los buques nacionales de arqueo bruto igual o menor de doscientas unidades (200 AB).

3.    Los buques menores destinados exclusivamente al servicio de los puertos.

4.    Los buques nacionales de arqueo bruto igual o mayor a doscientas unidades (200 AB), dedicados exclusivamente a la navegación de cabotaje o doméstica, cuyos capitanes hayan obtenido el permiso de pilotaje que concederá el Capitán de Puerto, previo examen y el cumplimiento de los demás requisitos establecidos en el reglamento respectivo. Estos permisos caducarán cuando transcurran seis meses sin que sus titulares naveguen en las circunscripciones respectivas.

 

No obstante lo dispuesto en este artículo, el Capitán de Puerto podrá, cuando la circunstancia del caso así lo justifique, ordenar la asistencia de piloto a los buques señalados en los numerales 2 y 4.

 

 

Artículo 199. El Capitán de Puerto podrá dar autorización temporal a los capitanes venezolanos de buques, no comprendidos en el artículo anterior, que hagan servicio regular en su circunscripción, para navegar sin la asistencia de piloto, previo el cumplimiento de los requisitos pautados en el reglamento de capitanías, circunscripciones y delegaciones acuáticas.

 

 

Artículo 200. El orden de prioridad para obtener el asesoramiento y la asistencia de piloto será el siguiente:

 

1.    Buques de la Fuerza Armada Nacional.

2.    Buques de pasaje.

3.    Buques de bandera Nacional.

4.    Buques de carga con itinerario.

5.    Buques de carga sin itinerario.

 

 

Artículo 201. Los capitanes de buques están en la obligación de dar alojamiento, manutención y tratamiento de oficial al piloto, mientras éste permanezca a bordo con motivo de sus servicios. En caso de que el piloto no pudiere alojarse a bordo cuando se encuentre fuera del lugar de su residencia, los gastos de alojamiento y manutención serán por cuenta del buque. Serán igualmente a cargo del buque los viáticos del piloto cuando éste por causa imputable al buque o por fuerza mayor, no pudiere desembarcar en el sitio señalado para el término de su misión. En este caso, el buque sufragará los gastos de regreso del Piloto.

 

 

Artículo 202. Los daños y averías que se produzcan con ocasión de las maniobras en los parajes marítimos, fluviales y lacustres de obligatorio uso del servicio de pilotaje y durante el embarco y el desembarco del piloto, serán a cargo del buque, salvo que se demuestre la culpabilidad del piloto.

 

 

Artículo 203. El piloto que dé servicio en un buque que se encuentra varado, o que haya sufrido abordaje o cualquier otro accidente, no podrá desembarcar hasta tanto se hayan agotado los recursos de salvamento y el Capitán haya resuelto el abandono del buque, a menos que la Autoridad Acuática autorice su relevo por otro piloto.

 

 

SECCION II

 

Del Personal de Pilotaje

 

 

Artículo 204. Los pilotos en el ejercicio de su actividad, velarán por el cumplimiento de la ley, así como de las disposiciones u órdenes que el Capitán de Puerto de cada circunscripción dicte en el ejercicio de sus atribuciones.

 

 

Artículo 205. Para ejercer como piloto se requiere:

 

1.    Ser Venezolano.

2.    Ser Oficial de la Marina Mercante Nacional, con título de Capitán de Altura, con dos (2) años de titulado o Primer Oficial mención navegación con cinco (5) años de titulado.

3.    No estar sometido a interdicción civil ni a inhabilitación política.

4.    Presentar el examen médico que demuestre poseer la capacidad física y mental para el servicio, según lo establezca el reglamento respectivo.

5.    No haber sido suspendido en el ejercicio profesional en los últimos cinco (5) años.

6.    Estar certificado por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos para ejercer, en las condiciones que fije el reglamento.

7.    Los demás que le señale la ley.

 

El servicio de Pilotaje no podrá ser efectuado por personas que excedan la edad de jubilación prevista en la ley.

 

 

Artículo 206. Para el ejercicio de sus funciones, los pilotos deberán someterse a un adiestramiento práctico en la circunscripción acuática de que se trate, por un período no menor de tres (3) meses ni mayor de seis (6), a juicio del Capitán de Puerto. La evaluación del aspirante estará a cargo de una junta designada por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, conformada por dos (2) pilotos de la circunscripción y por el Inspector de Pilotaje, quienes en un lapso de veinte (20) días, finalizado el proceso de evaluación, elevarán sus conclusiones al Capitán de Puerto.

 

 

Artículo 207. Todo piloto estará provisto de una credencial otorgada por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, la cual le identificará ante capitanes de buques y otras autoridades.

 

 

SECCION III

 

De la Supervisión del Servicio de Pilotaje

 

 

Artículo 208. Cada circunscripción acuática estará bajo la supervisión de un Inspector de Pilotaje que será de libre nombramiento y remoción del Presidente del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos y dependerá del Capitán de Puerto de la circunscripción respectiva. El Inspector de Pilotaje además de cumplir los requisitos como piloto, deberá demostrar haber ejercido funciones de pilotaje por un periodo no menor de cinco (5) años.

 

 

Artículo 209. Son funciones del Inspector de Pilotaje:

 

1.    Cumplir y hacer cumplir las disposiciones legales y reglamentarias y las instrucciones que reciba del Capitán de Puerto.

2.    Supervisar y velar por la seguridad y eficacia de las maniobras que ejecuten los pilotos en la circunscripción donde se desempeñe.

3.    Llevar un registro de inscripción de todos los pilotos que operen en su respectiva circunscripción, las entidades a las que estén afiliados, así como el número y descripción, nombre, arqueo bruto calado de cada buque y el nombre del piloto que lo asistió.

4.        Tramitar e informar las solicitudes que, por su órgano, sean dirigidas al Capitán de puerto por los usuarios y prestadores de servicio.

5.        Presentar al Capitán de Puerto anualmente un informe detallado de las necesidades, condiciones, capacidad, funcionamiento y las estadísticas del servicio en su circunscripción.

6.        Las demás que le señale la ley.

 

 

SECCION IV

 

De las Tarifas del Servicio de Pilotaje

 

 

Artículo 210. Por el uso del servicio de pilotaje, todo buque pagará, una tarifa en razón de su arqueo bruto, por cada una de las maniobras que se establecen para esa actividad en este Decreto-Ley. Dicha tarifa será fijada por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos en unidades tributarias.

 

 

Artículo 211. Los buques de la Fuerza Armada Nacional están exentos del pago de la tarifa por el uso del servicio de pilotaje prevista en este Decreto-Ley, al igual que los buques de guerra de naciones amigas, siempre y cuando exista reciprocidad.

 

 

Artículo 212. El arqueo bruto de los buques que efectúen operaciones de remolque se calculará, a los efectos de este Decreto-Ley, sobre la base de la sumatoria del arqueo bruto del remolcador y el del buque o buques remolcados.

 

 

Artículo 213. Los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano pagarán cincuenta por ciento (50%) de la tarifa prevista por el uso del servicio de pilotaje. Esta rebaja se aplicará hasta por el mismo porcentaje, a aquellos buques de bandera extranjera, bajo el principio de reciprocidad conforme a la ley.

 

 

Artículo 214. El armador, agente naviero, representante del armador o el Capitán del buque, responden solidariamente del pago del servicio de pilotaje, debiendo cancelar la tarifa por el uso del servicio de pilotaje antes del zarpe del buque de la circunscripción acuática, a menos que existan acuerdos contractuales entre las concesionadas y el usuario del servicio, que indiquen otra modalidad.

 

 

CAPITULO IX

 

DEL SERVICIO DE REMOLCADORES

 

 

Artículo 215. El servicio de Remolcadores Portuarios es un servicio público para asistir a los buques en sus maniobras, en los puertos de las diferentes circunscripciones acuáticas de la República.

 

 

Artículo 216. El servicio de remolcadores podrá ser prestado por particulares en régimen de concesión.

 

Artículo 217. Los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano, pagarán un cincuenta por ciento (50%) de la tarifa indicada en este artículo. Esta rebaja se aplicará hasta por el mismo porcentaje, a aquellos buques de bandera extranjera, bajo el principio de reciprocidad conforme a la ley.

 

 

Artículo 218. El armador, agente naviero, representante del armador o el Capitán del buque, deberá cancelar la tarifa por uso del servicio de remolcadores, antes de que el buque zarpe de la circunscripción acuática, a menos que existan acuerdos contractuales, que indiquen otra modalidad.

 

 

Artículo 219. En caso de siniestro, contingencia o fuerza mayor, todas las unidades autorizadas para operar en cualesquiera de las circunscripciones acuáticas, están obligadas a participar en las operaciones que requiera la Autoridad Acuática, y actuarán bajo la coordinación del Capitán de Puerto de la circunscripción.

 

 

CAPITULO X

 

DEL LANCHAJE

 

 

Artículo 220. El Servicio de Lanchaje es un servicio público, obligatorio para el traslado del Piloto en el cumplimiento de sus funciones, cuando se den las condiciones que indique el reglamento de cada circunscripción acuática.

 

 

Artículo 221. El Servicio de Lanchaje podrá ser prestado por particulares en régimen de concesión.

 

 

Artículo 222. Por el uso del servicio de lanchaje, todo buque pagará una tarifa, la cual será fijada por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos en unidades tributarias.

 

 

Artículo 223. Los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano, pagarán un cincuenta por ciento (50%) de la tarifa prevista en el artículo anterior. Esta rebaja se aplicará hasta por el mismo porcentaje, a aquellos buques de bandera extranjera, bajo el principio de reciprocidad conforme a la ley.

 

 

Artículo 224. El armador, agente naviero, representante del armador o el Capitán del buque, deberá cancelar las tarifas por uso del servicio de lanchaje, antes de que el buque zarpe de la circunscripción acuática, a menos que existan acuerdos contractuales que indiquen otra modalidad.

 

 

CAPITULO XI

 

DE LA GESTION DE SEGURIDAD Y EL SERVICIO DE INSPECCIONES NAVALES

 

 

Artículo 225. El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos será responsable de controlar que las compañías navieras, sus buques y los que se hallen en construcción posean los niveles de seguridad previstos en la ley, concernientes a la gestión en tierra y a bordo, mediante la ordenación y ejecución de inspecciones y controles técnicos, radioeléctricos, de seguridad y de prevención de la contaminación del medio acuático que permitan la operación segura de buques.

 

 

Artículo 226. El ejercicio de las funciones de inspección, de los buques inscritos en el Registro Naval Venezolano, así como de los buques extranjeros que se encuentran en aguas nacionales y de las averías que los mismos sufran, queda reservado a los inspectores navales certificados y registrados por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos.

 

El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, llevará un registro de todos los inspectores navales.

 

 

Artículo 227. Los inspectores navales del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos o los designados por el instituto, practicarán las inspecciones que se deban realizar en las instalaciones y obras indicadas en los artículos 5 y 6 de este Decreto-Ley.

 

 

Artículo 228. Los servicios de los inspectores navales que intervengan en las inspecciones ordenadas por la Autoridad Acuática o las solicitadas por los usuarios, serán remunerados por el propietario, arrendatario o representante del buque o por el ente inspeccionado.

 

 

Artículo 229. La Autoridad Acuática contará en cada circunscripción, con inspectores navales, funcionarios del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos con el propósito de garantizar la correcta aplicación de la ley.

 

 

CAPITULO XII

 

De las Compañías Navieras, Certificadoras, de Agenciamiento Naviero, Operadoras y Agenciadoras de carga, Consolidadoras de carga, de Transporte Multimodal y de Corretaje Marítimo

 

 

Artículo 230. Las compañías prestadoras del servicio de transporte acuático podrán asumir cualquier modalidad de asociación, participar en conferencias marítimas o bolsas de fletes, y en general podrán efectuar cualquier concertación en términos y condiciones para servir tráficos desde y hacia Venezuela.

 

 

Artículo 231. Se consideran compañías navieras, aquellas dedicadas a la operación y explotación comercial de buques propios, arrendados a casco desnudo o bajo arrendamiento financiero, y en general en cualquier modalidad propia del transporte marítimo.

 

 

Artículo 232. Se consideran compañías certificadoras, aquellas dedicadas a la ejecución de funciones de inspección, reconocimientos, emisión de certificados temporales y otras actividades afines, de acuerdo a lo establecido en los instrumentos pertinentes y resoluciones de obligatorio cumplimiento de la Organización Marítima Internacional.

 

El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos podrá autorizar bajo la figura de Organizaciones Reconocidas, a compañías certificadoras para que actúen en nombre de la Autoridad Acuática, en la ejecución de las funciones previstas en este artículo.

 

 

Artículo 233. Se consideran agencias navieras, aquellas dedicadas a efectuar gestiones en nombre de los propietarios, arrendadores, armadores o capitanes de buques, en la actividad marítima y comercial, en los puertos de la República.

 

 

Artículo 234. Se consideran compañías consolidadas de carga, aquellas que asumen en su propio nombre y bajo su responsabilidad, la actividad de agrupar mercancía o bienes de terceros en unidades de carga o contenedores, para uno o más destinatarios o consignatarios.

 

 

Artículo 235. Se consideran compañías agenciadoras de carga, aquellas que actúan como embarcador o cargador respecto del trasportador y como transportador respecto del usuario, sin contar necesariamente con la infraestructura del naviero o transportador efectivo y que expiden el conocimiento de embarque a usuarios.

 

 

Artículo 236. Se consideran compañías de transporte multimodal, aquellas que realizan transporte de bienes o mercancía, utilizando dos o más medios de transporte mediante un contrato único, asumiendo la responsabilidad de su cumplimiento actuando como principal y manteniendo los bienes o mercancías bajo su responsabilidad y custodia desde el lugar de origen hasta su destino final.

 

 

Artículo 237. Se consideran compañías de corretaje marítimo, aquellas que efectúan la intermediación entre fletadores y armadores negociando y acordando contratos de fletamento y compraventas de buques.

 

Artículo 238. Las compañías señaladas en este capítulo y aquellas que distribuyan, instalen, reparen o construyan equipos, partes y accesorios destinados a servicios de seguridad acuáticas o salvamento de vidas o que formen parte de equipos destinados a estos servicios tanto a bordo como en tierra deberán estar inscritas en el registro que a tal efecto llevará el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, previo cumplimiento del requisito de establecer garantías suficientes para responder por daños a terceros y a los demás que se establezcan. Dicha garantía deberá estar establecida en forma de fianza bancaria o de seguros a satisfacción del Instituto, por una cantidad de quinientas unidades tributarias, (500 UT). Las compañías que por su objeto, deban presentar, caución, fianza o garantía a satisfacción de otro Ministerio, quedan exceptuadas de establecer la fianza indicada en este artículo.

 

 

Artículo 239. Las compañías navieras, agencias navieras, compañías consolidadoras de carga, compañías operadoras y agenciadoras de carga y compañías operadoras de transporte multimodal, deberán presentar ante el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, en los primeros diez (10) días de cada trimestre, un informe que contenga: cantidad de carga movilizada, clase, valor del flete discriminado, puerto de embarque y puerto de destino.

 

 

Artículo 240. Las compañías certificadoras, deberán presentar ante el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, en los primeros diez (10) días de cada trimestre, un informe que contenga: tipo de buque certificado, arqueo bruto, tarifa discriminada aplicada y nombre del armador, propietario o agente.

 

 

Artículo 241. Las compañías de corretaje marítimo, deberán presentar ante el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, en los primeros diez (10) días de cada trimestre, un informe que contenga: tipo de buque fletado, arqueo bruto, valor del flete discriminado, nombre del fletador y nombre del armador.

 

 

Artículo 242. Aquellas compañías que distribuyan, instalen, reparen o construyan equipos, partes y accesorios destinados a servicios de seguridad acuáticas o salvamento de vidas o que formen parte de equipos destinados a estos servicios tanto a bordo como en tierra, deberán presentar ante el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, en los primeros diez (10) días de cada trimestre, un informe que contenga las características, marcas o seriales de los equipos, partes o accesorios distribuidos, instalados, reparados o construidos y donde están ubicados.

 

 

TITULO V

 

DE LOS TITULOS, LICENCIAS Y PERMISOS DE LA MARINA MERCANTE, DE PESCA Y DEPORTIVA

 

CAPITULO I

 

De los Títulos, Licencias y Permisos.

 

 

Artículo 243. Son títulos de la Marina Mercante:

 

    1. En la especialidad de navegación:
  1. Capitán de Altura.
  2. Primer Oficial.
  3. Segundo Oficial.
  4. Tercer Oficial.
    1. En la especialidad de Máquinas:
  1. Jefe de Máquinas.
  2. Primer Oficial de Máquinas.
  3. Segundo Oficial de Máquinas.
  4. Tercer Oficial de Máquinas.

 

 

Artículo 244. Son licencias de la Marina Mercante:

 

    1. Capitán Costanero.
    2. Patrón.
    3. Patrón de Segunda.
    4. Patrón Artesanal.
    5. Motorista.
    6. Motorista de Segunda.

 

 

Artículo 245. Son títulos de la Marina de Pesca:

 

  1. Capitán de Pesca.
  2. Oficial de Pesca.
  3. Jefe de Máquinas de Pesca.
  4. Oficial de Máquinas.

 

 

Artículo 246. Son licencias de la Marina deportiva y recreacional:

 

  1. Capitán de Yate.
  2. Patrón Recreacional.
  3. Licencia Deportiva.

 

 

Artículo 247.. Los poseedores de Títulos a los que se refiere este Decreto-Ley, usarán los uniformes y distintivos de la Marina Mercante Nacional, con estricta sujeción a lo que establezca el reglamento respectivo.

 

 

Artículo 248. El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, expedirá los títulos, licencias y permisos, así como los refrendos y dispensas de la Gente de Mar a que se refiere este Decreto-Ley, previo cumplimiento de los requisitos exigidos en el reglamento respectivo.

 

 

Artículo 249. El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos llevará un registro de los títulos, licencias y permisos, así como los refrendos y dispensas de la Gente de Mar.

 

 

CAPITULO II

 

De los Requisitos para optar a los Títulos y Licencias

 

 

Artículo 250. Para optar a los Títulos y Licencias de Marina Mercante y de la Marina de Pesca, se requiere haber aprobado los cursos correspondientes y cumplir con los requisitos establecidos en la ley.

 

 

Artículo 251. Para optar a las licencias de la Marina Recreacional y Deportiva, se requiere cumplir con los requisitos establecidos en este Decreto-Ley.

 

 

Artículo 252. Los aspirantes al Título de Capitán de Altura, deberán poseer el título inmediato inferior y comprobar haber navegado en su especialidad, con dicho título, por lo menos durante treinta y seis (36) meses, lapso que podrá ser reducido a veinticuatro (24) meses si se ha ejercido el cargo de Primer Oficial a bordo durante un período de embarque no inferior a doce (12) meses.

 

 

Artículo 253.. Los aspirantes al Título de Primer Oficial, deberán poseer el título inmediato inferior y comprobar haber navegado en su especialidad, con dicho título, por lo menos durante veinticuatro (24) meses.

 

 

Artículo 254. Los aspirantes al Título de Segundo Oficial, tendrán derecho a dicho título una vez que hayan comprobado haber navegado en su especialidad, con el título inmediato inferior, por lo menos durante veinticuatro (24) meses.

 

 

Artículo 255. Los aspirantes a los títulos de Tercer Oficial, deberán poseer título de educación superior expedido en las universidades de educación superior náutica inscritas en el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, así como haber realizado practicas de navegación supervisadas, por lo menos durante un período de doce (12) meses, como parte de su formación náutica.

 

 

Artículo 256. Los aspirantes al Título de jefe de máquinas, deberán poseer el título inmediato inferior y comprobar haber navegado en su especialidad, con dicho título, por lo menos durante treinta y seis (36) meses, de los cuales un mínimo de doce (12) meses ejerciendo el cargo de Primer Oficial de Máquinas a bordo.

 

 

Artículo 257. Los aspirantes al Título de Primer Oficial de máquinas, deberán poseer el título inmediato inferior y comprobar haber navegado en su especialidad, con dicho título, por lo menos durante veinticuatro (24) meses.

 

 

Artículo 258. Los aspirantes al Título de Segundo Oficial de máquinas, tendrán derecho a dicho título una vez que hayan comprobado haber navegado en su especialidad, con el título inmediato inferior, por lo menos durante veinticuatro (24) meses.

 

 

Artículo 259. Los aspirantes a los títulos de Tercer Oficial de máquinas, deberán poseer título de educación superior expedido en las universidades de educación superior náutica inscritas en el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, así como haber realizado practicas de navegación supervisadas, por lo menos durante un período de doce (12) meses, como parte de su formación náutica.

 

 

Artículo 260. Los aspirantes a la licencia de Capitán Costanero, deberán poseer el título de Técnico Superior Universitario en Náutica, y la licencia de Patrón y comprobar haber navegado con dicha licencia, por lo menos durante un período de treinta y seis (36) meses.

 

 

Artículo 261. Los aspirantes a la licencia de Patrón, deberán poseer la licencia inmediata anterior y comprobar haber navegado con dicha licencia, por lo menos durante un período de treinta y seis (36) meses.

 

 

Artículo 262. Los aspirantes a la licencia de Patrón de Segunda, deberán poseer el título de Técnico Medio del Nivel Medio Diversificado y Profesional y comprobar haber navegado en su especialidad, por lo menos durante un período de doce (12) meses.

 

 

Artículo 263. Los aspirantes a la licencia de Patrón Artesanal deberán cumplir con las exigencias establecidas en el reglamento de las circunscripciones acuáticas.

 

 

Artículo 264. Los aspirantes a la licencia de Motorista, deberán poseer la licencia de Motorista de Segunda y comprobar haber navegado con dicha licencia, por lo menos durante un período de treinta y seis (36) meses.

 

 

Artículo 265. Los aspirantes a la licencia de Motorista de Segunda, deberán poseer el título de Técnico Medio del Nivel Medio Diversificado y Profesional, y comprobar haber navegado en esta especialidad, por lo menos durante un período de doce (12) meses.

 

 

Artículo 266. Los aspirantes al título de Capitán de Pesca o Jefe de Máquinas de Pesca, deberán poseer el título de Oficial de Pesca o de Oficial de Máquinas, según sea el caso y comprobar haber navegado con dicha licencia, por lo menos durante un período de treinta y seis (36) meses.

 

 

Artículo 267. Los aspirantes al título de Oficial de Pesca o de Oficial de Máquinas, deberán poseer título de Técnico Superior Universitario Náutico, así como haber realizado prácticas, en la respectiva especialidad, por lo menos durante un período de doce (12) meses.

 

 

Artículo 268. Los aspirantes a la Licencia de Capitán de Yate, deberán poseer la Licencia de Patrón Recreacional y comprobar haber navegado con esta, durante un período no menor de treinta y seis (36) meses, y cumplir con los requisitos que establezcan los convenios internacionales y el Reglamento respectivo.

 

 

Artículo 269. Los aspirantes a la Licencia de Patrón Recreacional, deberán ser mayores de dieciocho (18) años y cumplir con los requisitos que establezca el Reglamento respectivo.

 

Artículo 270. Los aspirantes a la Licencia Deportiva, deberán ser mayores de dieciocho (18) años y cumplir con los requisitos que establezca el Reglamento respectivo.

 

La práctica de actividades deportivas náuticas de competencia, podrá ser efectuada por menores de dieciocho (18) años, debidamente autorizados por sus representantes legales y que estén inscritos en las asociaciones de deportes náuticos en alguna de las circunscripciones acuáticas, además de cumplir con los requisitos que establezca el Reglamento respectivo.

 

 

Artículo 271.. Los poseedores de licencias que aspiren a obtener un título contemplado en este Decreto Ley, podrán optar a ellos, siempre que comprueben haber cumplido con los requisitos que exige la ley.

 

 

Artículo 272. Las personas que hayan obtenido por estudios en el extranjero títulos o licencias de la Marina Mercante, Marina de Pesca y Marina Recreacional y Deportiva, podrán solicitar la correspondiente reválida mediante el procedimiento establecido en la ley.

 

 

Artículo 273. El personal militar profesional de la Armada Nacional que compruebe haber ejercido a bordo de buques de la Armada funciones cónsonas con la especialidad del título o licencia al que aspire, podrá obtenerlo, conforme a lo establecido en la ley.

 

 

Artículo 274. El refrendo es el instrumento mediante el cual se confiere validez internacional a los títulos expedidos conforme a este Decreto-Ley.

Todo título estará refrendado por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos sobre la base del modelo establecido en el Convenio Internacional sobre las Normas de Formación, Titulación y Guardia para la Gente de Mar.

 

 

Artículo 275. El Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, podrá conceder permiso temporal o dispensa, mediante la cual permita que un determinado titular de la Marina Mercante, pueda prestar servicio en un buque también determinado, por un lapso no mayor de seis (6) meses y con carácter improrrogable, en un cargo que exija el título inmediatamente superior al que ostenta.

 

No se concederán dispensas para desempeñar el cargo de Capitán o Jefe de Máquinas, salvo en casos de fuerza mayor.

 

 

CAPITULO III

 

De las Funciones

 

 

Artículo 276. Para ejercer las funciones a las cuales facultan los títulos y licencias, de la Marina Mercante, se requiere estar inscrito en el Colegio de Oficiales de la Marina Mercante.

 

En caso de ausencia comprobada de personal nacional de Oficiales titulados por la República, excepto el Capitán, previa opinión favorable del Colegio de la Marina Mercante, el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos podrá, cuando las circunstancias así lo indiquen, otorgar Permiso Provisional válido por un (1) año a extranjeros titulados para efectuar funciones correspondientes a sus respectivos títulos.

 

 

Artículo 277. Los Títulos de Marina Mercante facultan para desempeñar a bordo, las siguientes funciones:

 

1.    Capitán de Altura en la especialidad de navegación: para ejercer el mando de buques de cualquier clase y arqueo, en todos los mares.

2.    Jefe de Máquinas: para desempeñar el cargo de Jefe de Máquina a bordo de buques de cualquier clase y potencia, en todos los mares.

3.    Primer Oficial: para desempeñarse como oficial de navegación en buques de cualquier clase, en todos los mares; y mandar buques cuyo arqueo bruto sea igual o menor a tres mil unidades (3.000 AB).

4.    Primer Oficial de Máquinas: para desempeñar el cargo de Primer Oficial de Máquinas a bordo de buques de cualquier clase y potencia, en todos los mares; y para ejercer el cargo de Jefe de Máquinas en buques cuya potencia no exceda de tres mil Kilowatios (3.000 Kw).

5.    Segundo Oficial: para desempeñarse como oficial de navegación a bordo de cualquier buque, en todos los mares o como Primer Oficial en buques cuyo arqueo bruto sea menor de tres mil unidades (3.000 AB); y mandar buques cuyo arqueo bruto sea igual o menor de quinientas unidades (500 AB) en todos los mares.

6.    Segundo Oficial de Máquinas: para desempeñarse como oficial de Máquinas a bordo de buques de cualquier clase y potencia en todos los mares o como Primer Oficial de Máquinas en buques cuya potencia no exceda de tres mil kilowatios (3.000 Kw) y para ejercer el cargo de Jefe de Máquinas en buques cuya potencia no exceda de setecientos cincuenta kilowatios (750 Kw), en todos los mares.

7.    Tercer Oficial: para desempeñarse como oficial de navegación a bordo de cualquier buque, en todos los mares.

8.    Tercer Oficial de Máquinas: para desempeñarse como oficial de Máquinas a bordo de buques de cualquier clase y potencia en todos los mares y para ejercer el cargo de Jefe de Máquinas en buques cuya potencia no exceda de trescientos cincuenta kilowatios (350 Kw), en aguas jurisdiccionales, siempre y cuando demuestre haber navegado doce (12) meses como Oficial de Máquinas.

 

 

Artículo 278. Las licencias de Marina Mercante facultan para desempeñar a bordo, las siguientes funciones:

 

1.    Capitán Costanero: para ejercer el mando de buques cuyo arqueo bruto sea igual o menor a quinientas unidades (500 AB) en aguas jurisdiccionales de la República.

2.    Patrón: para desempeñarse como oficial de navegación en buques cuyo arqueo bruto sea igual o menor a quinientas unidades (500 AB) en aguas jurisdiccionales de la República y para ejercer el mando de buques cuyo arqueo bruto sea igual o menor de ciento cincuenta unidades (150 AB), en aguas de una circunscripción acuática específica.

3.    Patrón de Segunda: para desempeñarse como oficial de navegación en buques cuyo arqueo bruto sea igual o menor de cuarenta unidades (40 AB) en aguas jurisdicción de la República y para ejercer el mando de buques cuyo arqueo bruto sea igual o menor de cuarenta unidades (40 AB) en una circunscripción Acuática, o buques pesqueros y de transporte de productos agrícolas menores de veinticuatro metros (24 mts.) de eslora, en una circunscripción acuática específica.

4.    Patrón Artesanal: para ejercer el mando de buques de tipo artesanal o primitivas, así como aquellas propias de las comunidades indígenas, campesinas y de pescadores ribereños, menores de veinticuatro metros (24 mts) de eslora, en una circunscripción Acuática específica.

5.    Motorista: para desempeñarse como oficial de máquinas en buques propulsados por motores cuya potencia no exceda de setecientos cincuenta kilowatios (750 kw) y naveguen en aguas jurisdiccionales de la República y para desempeñarse como Jefe de Máquinas en buques propulsados por motores cuya potencia no exceda de trescientos cincuenta kilowatios (350 kw) que naveguen en aguas jurisdiccionales de la República o en buques pesqueros y de transporte de productos agrícolas menores de veinticuatro metros (24 mts) de eslora.

6.    Motorista de Segunda: para desempeñarse como oficial de máquinas en buques propulsados por motores cuya potencia no exceda de trescientos cincuenta kilowatios (350 kw) o en buques pesqueros y de transporte de productos agrícolas menores de veinticuatro metros (24 mts) de eslora y que naveguen en aguas jurisdiccionales de la República.

 

 

Artículo 279. Los títulos de Marina de Pesca facultan para desempeñar a bordo, las siguientes funciones:

 

1.    Capitán de Pesca: para ejercer el mando en todos los mares de buques pesqueros, cuya eslora sea igual o mayor de veinticuatro (24) metros; de buques de esta misma clase y eslora que se dediquen a las actividades de investigación o de entrenamiento pesquero, y para dirigir las faenas de pesca en buques pesqueros de cualquier eslora.

2.    Oficial de Pesca: para desempeñarse como tal en buques pesqueros, de investigación o de entrenamiento de pesca en todos los mares.

3.    Jefe de Máquinas de Pesca: para ejercer funciones de Jefe de Máquinas en buques pesqueros, de investigación o entrenamiento en esa especialidad, cuya potencia no exceda de setecientos cincuenta kilowatios (750 kw).

4.    Oficial de Máquinas: para desempeñarse como tal en buques pesqueros, de investigación o de entrenamiento de pesca en todos los mares.

 

 

Artículo 280. Las Licencias de Marina Recreacional y Deportiva facultan para desempeñar las siguientes funciones:

 

1.    Capitán de Yate: para ejercer el mando de buques de recreo o deportivos cuyo arqueo bruto no exceda de doscientas unidades (200 AB), en todos los mares.

2.    Patrón Recreacional: para desempeñarse como oficial de navegación en buques de recreo o deportivos cuyo arqueo bruto no exceda de doscientas unidades (200 AB), en todos los mares y para ejercer el mando de buques de recreo cuyo arqueo bruto no exceda de cincuenta unidades (50 AB), de registro bruto, en aguas jurisdiccionales comprendidas entre las costas de la República y los 13° Norte y los 58° y 72° grados de longitud Oeste, así como en las aguas interiores.

3.    Licencia Deportiva: para navegar buques de recreación y deportivos, dentro de una circunscripción acuática específica.

 

 

Artículo 281. Los titulares y poseedores de Licencias y Permisos a que se refiere este Decreto-Ley, deberán presentar al Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, el certificado médico marítimo que evidencie su aptitud física y mental para realizar las labores propias de sus respectivas funciones a bordo de buques. El reglamento regulará todo lo referente a este certificado.

 

 

 

 

 

 

 

 

CAPITULO IV

 

Del Colegio de Oficiales de la Marina Mercante

 

 

Artículo 282. El Colegio de Oficiales de la Marina Mercante, es un gremio profesional con personalidad jurídica y patrimonio propio con todos los derechos, obligaciones y atribuciones que le señala este Decreto-Ley y el Reglamento del Colegio.

 

 

Artículo 283. Podrán ser miembros del Colegio los poseedores de título de la Marina Mercante, los poseedores de títulos de la Marina de Pesca y de licencias y permisos a los que se refiere este Decreto-Ley.

 

 

TITULO VI

 

DE LAS RESPONSABILIDADES, PENAS Y PROCEDIMIENTOS

 

CAPITULO I

 

De las Responsabilidades y Penas

 

 

Artículo 284. Las acciones y omisiones que constituyan delito o falta y tengan lugar en o con ocasión de la navegación, serán sancionados de acuerdo con el Código Penal o la ley aplicable. Salvo en circunstancias de acciones intencionales, en caso de abordaje o de cualquier otro accidente de navegación concerniente a un buque de navegación marítima y de tal naturaleza que comprometa la responsabilidad penal o disciplinaria del Capitán, o de cualquier otra persona al servicio del buque, no podrá incoarse ningún procedimiento penal sino ante las autoridades judiciales o administrativas del Estado cuyo pabellón enarbolaba el buque en el momento del abordaje o del accidente de navegación.

 

 

Artículo 285. Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo anterior, cuando haya lugar y tomándose en consideración las circunstancias atenuantes y agravantes de cada caso y de acuerdo a la gravedad de la infracción, incurrirán en multa, con carácter solidario, según la siguiente clasificación:

 

  1. Infracciones leves:

De dos unidades tributarias (2 UT), a cincuenta unidades tributarias (50 UT):

    1. Los tripulantes de buques o personas relacionadas con la actividad al no comparecer sin causa justificada ante la Autoridad Acuática cuando sean citados por ésta.
    2. El que deteriore o pierda intencionalmente o por descuido la Patente, Licencia de Navegación o Permiso Especial Restringido.
    3. El capitán y los tripulantes que no cumplan con lo referente al rol de tripulantes establecido en este Decreto-Ley.
    4. Los buques que no se encuentren provistos de los certificados, documentos y los diarios que exige este Decreto-Ley.
    5. El Capitán que no elabore el inventario de los efectos, bienes o valores pertenecientes al pasajero o tripulante fallecido a bordo.
    6. El propietario, armador o arrendatario del buque que no publique el aviso de prensa referente al pasajero o tripulante fallecido a bordo.
    7. El buque que entre a aguas venezolanas o a puerto, o que se encuentre ante la presencia de un buque de la Fuerza Armada, e incumpla la obligación del izamiento de la Bandera.
    8. El Capitán, Jefe de Máquinas y Primer Oficial o quienes hagan sus veces, que no presente informe por escrito ante las autoridades, en los casos de pérdida, naufragio, incendios, abordaje, varaduras o averías.
              1. Las personas autorizadas a efectuar obras de levantamientos hidrográficos, oceanográficos y de cartografiado náutico, que no presenten copia de los mencionados levantamientos.

j.        Las personas autorizadas a efectuar obras de levantamientos hidrográficos, oceanográficos y de cartografiado náutico y que no notifiquen la finalización de las obras.

a.   Los dueños o responsables de lugares públicos o privados que obstaculicen el acceso al personal y autoridades de servicios públicos oficiales, en el cumplimiento de sus funciones.

b.   El capitán que incumpla con la obligación de dar alojamiento, manutención y tratamiento de oficial al piloto.

c.    El Capitán que no notifiquen de cualquier accidente de navegación ocurrido en el buque a su mando y el Piloto que lo asiste, al Capitán de Puerto.

 

  1. Infracciones medianas:

De cincuenta y una unidades tributarias (51 UT) a ciento cincuenta unidades tributarias (150 UT):

    1. Los responsables de operaciones o actividades no autorizadas por la Autoridad Acuática.
    2. Los buques que fondeen en las zonas no habilitadas a tal fin sin el previo permiso de la Autoridad Acuática.
    3. Los buques que zarpen sin el permiso de la Autoridad Acuática.
    4. El capitán u oficiales que impidan la realización de las inspecciones al buque cuando así lo requiera la Autoridad Acuática.
    5. Los pasajeros que se nieguen a prestar asistencia cuando lo requiera el Capitán del buque.
    6. El Capitán de Buque Nacional que no informe al Cónsul Venezolano en puerto extranjero, de la arribada forzosa de su buque.
    7. Los buques que no hayan zarpado una vez cesado la causa o motivo de su arribada forzosa.
    8. Las personas u organismos públicos o privados que tengan conocimiento de cualquier accidente o siniestro marítimo y no lo reporten a la Autoridad Acuática.
    9. Los diques, astilleros, fábricas de buques, talleres navales, varaderos, industrias navales de apoyo y similares, que ejecuten obras de construcción naval o modificaciones, que dejen de suministrar los planos de las embarcaciones.
    10. Los buques que incumplan con la obligatoriedad del servicio de pilotaje.
    11. Quienes arrojen lastre, escombros o basura en aguas jurisdiccionales de Venezuela, incluidos los puertos, radas y canales de navegación.
    12. A las personas naturales o jurídicas que operen equipos de comunicaciones, de manera improcedente o en un lenguaje impropio.

 

  1. Infracciones graves:

De ciento cincuenta y una unidades tributarias (151 UT) a quinientas unidades tributarias (500 UT):

  1. Los responsables de construcciones, instalaciones y modificaciones de éstas no autorizadas en áreas de la circunscripción acuática.
  2. El Capitán y Piloto que incumplan con la obligación de notificar al Capitán de Puerto de los accidente de navegación ocurridos en su circunscripción.
  3. El buque que incumpla la limitación de tráfico de buques hacia y desde puertos venezolanos, que sea impuesta por el Ejecutivo Nacional.
  4. Los propietarios o armadores que dispongan la utilización de sus buques para un uso distinto al autorizado.
  5. Los buques que transporten pasajeros en número mayor a lo establecido por las correspondientes leyes, reglamentos y certificados.
  6. Los buques que permitan el transporte de pasajeros sobre cubierta.
  7. Los buques que permitan el embarque de personas enfermas o con impedimentos físicos que los dificulten para desenvolverse por sí mismos, o a menores de doce años (12) sin acompañantes.
  8. Los buques que permitan el embarque de personas y animales que puedan propagar cualquier enfermedad o epidemia.
  9. Los buques que incumplan con la obligación relativa a las provisiones de agua y víveres y espacios destinados a pasajeros.
  10. El Capitán que no notifique a la Autoridad Acuática y demás autoridades locales, el conocimiento de un hecho delictivo a bordo.
  11. El Capitán que no notifique a la autoridad consular competente y a las autoridades locales, las defunciones a bordo.
  12. Los tripulantes o pasajeros que en forma tumultuosa o indisciplinada efectúen reclamaciones al Capitán.
  13. El tripulante o pasajero que sea responsable de la falsa alarma, confusión o desorden a bordo.
  14. Los capitanes de buques nacionales que se nieguen a recibir sin causa justificada a los tripulantes venezolanos, abandonados en puertos extranjeros.

ñ         apitán, el Jefe de Máquinas, el Primer Oficial o quienes hagan sus veces, que en caso de pérdida, naufragio, incendios, abordajes, varaduras o averías de buques, no presenten el informe circunstanciado sobre el suceso.

  1. Las refinerías de petróleo, las factorías químicas y petroquímicas, las instalaciones de almacenamiento y distribución de productos químicos o petroquímicos, las instalaciones para el abastecimiento de combustibles líquidos que posean terminales de carga o descarga de hidrocarburos en zonas portuarias y los astilleros e instalaciones de reparación naval, que incumplan las normativas ambientales indicadas en las Leyes y reglamentos.
  2. El concesionario o el autorizado para prestar servicios públicos que ceda o traspase la concesión o autorización, total o parcialmente, sin la previa autorización del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos.
  3. El concesionario o el autorizado para prestar servicios públicos que efectúe prácticas desleales, ejerza o trate de ejercer posiciones de dominio o monopolio.
  4. Los entes prestadores del servicio de pilotaje, remolcadores y lanchaje que incumplan con la obligación de prestar servicio las veinticuatro (24) horas del día.
  5. Las compañías que practicasen sondeos, o levantamientos de planos de las costas, espacios insulares y acuáticos, sin autorización.
  6. Quienes dañen o deterioren medios o componentes del Sistema Nacional de Señalización Acuática.
  7. Quienes derramen petróleo o sus derivados, aguas residuales de minerales, productos químicos u otros elementos nocivos o peligrosos, de cualquier especie que ocasionen daños o perjuicios en aguas jurisdiccionales de Venezuela, incluidos los puertos, radas y canales de navegación.

 

  1. Infracciones muy graves:
  1. Al buque que hiciere arribada forzosa sin que la Autoridad Acuática encuentre suficientemente justificada la misma; de quinientas unidades tributarias (500 UT) a mil unidades tributarias (1.000 UT).
  2. Al buque que incumpla la prohibición de transportar sustancias o productos explosivos, inflamables, corrosivos, peligrosos o contaminantes en buques destinados al tráfico de pasajeros; de quinientas unidades tributarias (500 UT) a mil unidades tributarias (1.000 UT).
  3. Al Capitán del buque que se haya negado sin justificación, a prestar asistencia a embarcaciones que se encuentran en peligro; de mil unidades tributarias (1.000 UT) a tres mil unidades tributarias (3.000 UT).
  4. Al armador que incumpla las obligaciones relativas al marcaje de obstrucciones de canales o vías de navegación; de mil unidades tributarias (1.000 UT) a dos mil unidades tributarias (2.000 UT).
  5. Al armador que incumpla la obligación de la remoción de la obstrucción en canales o vías de navegación; dos (2) unidades tributarias por cada unidad de arqueo bruto del buque causante de la obstrucción de canales o vías de navegación.

 

 

Artículo 286. Quienes incumplan las obligaciones relativas a construcción, modificación, reparación o desguace de buques en diques, astilleros, fábricas de buques, talleres navales, varaderos, industrias navales de apoyo y similares venezolanos, serán sancionados con carácter solidario, con multa equivalente de quinientas (500) a diez mil (10.000) unidades tributarias, cuando el valor de la construcción, modificación, reparación o el desguace del buque exceda de diez mil (10.000) unidades tributarias, se aplicará un aumento de la multa equivalente al cincuenta por ciento (50 %) del valor del gasto incurrido.

 

 

Artículo 287. Sin perjuicio de las disposiciones de los convenios internacionales, leyes y reglamentos nacionales sobre la contaminación por hidrocarburos, serán sancionados con carácter solidario, con multa de quinientas (500) a diez mil (10.000) unidades tributarias, el propietario o Capitán de buque o instalaciones, según el caso, que incurra con dolo o culpa, en la contaminación del medio marino por medio de buques, cualquier instalación costera, puertos, marinas y plataformas costa afuera.

 

 

Artículo 288. Las acciones u omisiones que sean constitutivas de las infracciones indicadas en el artículo anterior darán lugar, además de la sanción que proceda, a la adopción, en su caso, de las siguientes medidas:

 

  1. La restitución de las cosas o su reposición a su estado anterior.
  2. La indemnización de los daños irreparables por cuantía igual al valor de los bienes destruidos o del deterioro causado, así como de los perjuicios ocasionados, en el plazo que se fije.

 

 

Artículo 289. La cuantía de las multas y la aplicación de las sanciones accesorias, previstas en los dos artículos anteriores, se determinará en función de la consecuencia externa de la conducta infractora, el grado de negligencia o intencionalidad del infractor, el daño causado, el número de infracciones cometidas, así como por cualquier otra circunstancia que pueda incidir en el grado de culpa de la infracción en un sentido atenuante o agravante.

 

 

Artículo 290. Los titulares, los poseedores de Licencias o Permisos, los tripulantes y los poseedores de certificaciones, y las empresas autorizadas, serán sancionados:

 

1.    Con multa de cincuenta (50) unidades tributarias a cien (100) unidades tributarias y suspensión por seis (6) meses de sus facultades:

    1. Al que intencionalmente apareciere como embarcados en buques sin que efectivamente se encuentren a bordo.
    2. Al Capitán del buque que permita que en el rol respectivo aparezca embarcado un titular, poseedor de licencia o tripulante sin que efectivamente se encuentre a bordo.
    3. A los pilotos que no cumplan con los requisitos que exige este Decreto-Ley y su reglamento, para el ejercicio de sus funciones.
    4. Los institutos de educación náutica, públicos y privados que incumplan con los requisitos exigidos en este Decreto-Ley y sus reglamentos.
    5. Las personas naturales o jurídicas que realicen inspecciones, sin estar debidamente certificados por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos.
    6. Las personas naturales o jurídicas certificadas para realizar inspecciones navales que se les demuestre la presentación de informes de inspecciones sin haberlas efectuado.
    7. Los diques, astilleros, fábricas de buques, talleres navales, varaderos, industrias navales de apoyo y similares, que ejecuten obras de construcción naval, modificaciones, reparaciones o desguaces sin estar inscritas en el registro correspondiente.
    8. Las compañías navieras, certificadoras, de agenciamiento naviero, operadoras y agenciadoras de carga, de transporte multimodal y de corretaje marítimo que ejerzan su actividad sin estar debidamente autorizadas por el Instituto Nacional de lo Espacios Acuáticos.

 

1.    Con multa de dos mil (2.000) unidades tributarias a tres mil (3.000) unidades tributarias y suspensión del ejercicio de sus funciones por el lapso desde seis (6) meses a dos (2) años a las compañías prestadoras del servicio de transporte acuático que movilicen cargas en navegación de cabotaje o doméstica, en buques de bandera extranjera, sin la autorización correspondiente.

 

2.    Con multa de cien (100) unidades tributarias a quinientas (500) unidades tributarias y suspensión del ejercicio de sus funciones por el lapso desde seis (6) meses a dos (2) años:

    1. A quienes desempeñen funciones o cargos a bordo de buques sin estar facultados para ello.
    2. A quienes permitan en cualquier forma el desempeño ilegal de funciones o cargos a bordo de buques sin el debido título, licencia o permiso.

 

1.    Con suspensión del ejercicio de sus funciones por un lapso desde dos (2) a diez (10) años:

          1. A quienes por negligencia, impericia o inobservancia de las leyes y reglamentos causaren accidentes en perjuicio de terceros.
  1. A quienes se desempeñen ebrios en el ejercicio de sus funciones, o permitan tal conducta.
  2. A quienes causen daños ecológicos en contravención a las normativas ambientales.

d.       A quienes a bordo de buques consuman sustancias estupefacientes o psicotrópicas. Una vez cumplida la suspensión, deberán presentar los exámenes médicos que demuestren su total desintoxicación, en el caso de que el afectado manifieste su intención de embarcarse.

 

1.    Con suspensión del ejercicio de sus funciones por un lapso desde diez (10) años a treinta (30) años:

  1. A quienes trafiquen con sustancias estupefacientes o psicotrópicas.
  2. A quienes en el ejercicio de las funciones que les faculta este Decreto-Ley, causaren daños en forma intencional, que implique perdida de vidas humanas, según sentencia definitivamente firme.
  3. A quienes en forma intencional o por impericia, negligencia o inobservancia de las leyes y reglamentos, causaren más de tres accidentes con graves perjuicios a terceros.

 

 

Artículo 291. Se sancionarán con la destitución de los cargos que ocupen, a los funcionarios públicos o empleados de los institutos autónomos y empresas del Estado o dependientes de éste, que contravinieren los mandatos establecidos en este Decreto-Ley.

 

 

Artículo 292. La negativa u omisión de expedir copias simples o certificadas de la totalidad o parte de cualquier expediente o documento debidamente solicitado, dentro de un lapso prudencial o el previsto en las leyes y reglamentos, dará lugar a una multa equivalente a cien unidades tributarias (100 UT), que el Ministro del Despacho impondrá al Presidente del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, al funcionario a cargo de la Dirección correspondiente, o al Capitán de Puerto, según el caso.

Adicionalmente, el funcionario será responsable a título personal de los daños y perjuicios que cause al interesado, la negativa u omisión en expedir la copia.

 

 

Artículo 293. Sin perjuicio de las sanciones establecidas en el Código Penal y en las demás leyes de la República, el Ejecutivo Nacional por órgano del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, impondrá las sanciones a que se refiere este título, ya sea por conocimiento directo de la acción u omisión, o por notificación debidamente documentada. Las sanciones que ameriten suspensión del ejercicio profesional, deberán ser calificadas previamente por la Junta que a los efectos se crea en el presente Decreto-Ley y se regirá conforme al Reglamento respectivo.

 

 

Artículo 294. La liquidación y recaudación de las multas se hará según el procedimiento establecido en la Ley Orgánica de la Hacienda Pública Nacional.

 

 

Artículo 295. Si no concurrieren circunstancias agravantes ni atenuantes, la multa deberá aplicarse en su término medio. Si concurrieren circunstancias agravantes o atenuantes, la multa será aumentada o disminuida, a partir de su término medio.

 

Se considerarán circunstancias agravantes:

  1. La reincidencia y la reiteración.
  2. La condición de funcionario público del infractor.
  3. La gravedad del perjuicio causado.
  4. La resistencia o reticencia del infractor en esclarecer los hechos.

Se considerarán circunstancias atenuantes:

  1. No haber incurrido el infractor, en falta que amerite la imposición de sanciones, durante el año anterior a aquel en que se cometió la infracción.
  2. No haber tenido el infractor la intención de causar un daño tan grave como el que produjo.
  3. El estado mental del infractor, siempre que no lo exonere por completo de su responsabilidad.

 

Cuando un mismo hecho diere lugar a la aplicación de diversas multas, sólo se aplicará la mayor de ellas, sin perjuicio de las sanciones previstas en otras leyes.

 

 

Artículo 296. Las sanciones a que se refiere este Título, serán impuestas por la Autoridad Acuática, conforme al procedimiento establecido en este Decreto-Ley.

 

 

Artículo 297. El producto de las sanciones pecuniarias establecidas en este Decreto-Ley, se destinará al Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos.

 

 

CAPITULO II

 

De los Procedimientos

 

 

Artículo 298. Contra los actos emanados de cualquier funcionario dependiente del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, los interesados podrán interponer los recursos a que se refiere este capítulo cuando dicho acto lesione los derechos subjetivos o intereses legítimos, personales y directos.

 

 

Artículo 299. El Recurso de reconsideración deberá interponerse mediante escrito razonado, dentro de los diez (10) días hábiles siguientes a la notificación del mismo y deberá decidirse dentro de los quince (15) días hábiles siguientes a la interposición del recurso.

 

La decisión del recurso de reconsideración intentado contra los actos emanados del Presidente del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, agota la vía administrativa.

 

 

Artículo 300. Contra la decisión indicada en el artículo anterior, se podrá interponer recurso jerárquico por ante el Presidente del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, el recurso deberá interponerse mediante escrito razonado, dentro de los quince (15) días hábiles siguientes a la notificación del mismo y deberá decidirse dentro de los treinta (30) días hábiles siguientes a la interposición del recurso.

 

La decisión del recurso jerárquico agota la vía administrativa.

 

 

Artículo 301. El ejercicio de los recursos previstos en este capítulo, no impide la ejecución de los actos. Sin embargo, el funcionario del cual emana el acto podrá de oficio o a petición de parte, acordar la suspensión de los efectos del acto recurrido, en caso de que su ejecución pudiese causar grave perjuicio al interesado.

 

 

Artículo 302. El interesado podrá recurrir directamente a la vía contencioso-administrativa o a la administrativa, no obstante, una vez intentada esta última, deberá agotarla antes de recurrir a la vía judicial.

 

 

DISPOSICION DEROGATORIA

 

 

Unica. Se derogan desde la publicación en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, de este Decreto-Ley:

 

  1. La Ley de Títulos de la Marina Mercante, de fecha 6 de diciembre de 1985, publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria No. 3.672 de fecha 6 de diciembre de 1985.
  2. La Ley de Navegación de fecha 1º de septiembre de 1998, publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria Nº 5.263 de fecha 17 de septiembre de 1998.
  3. La Ley de Pilotaje de fecha 1º de septiembre de 1998, publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria Nº 5.263 de fecha 17 de septiembre de 1998.
  4. La Ley de Protección y Desarrollo de la Marina Mercante Nacional de fecha 1º de septiembre de 1998, publicada en la Gaceta Oficial extraordinaria Nº 5.263 de fecha 17 de septiembre de 1998.

 

 

 

 

 

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

 

 

Primera. Los Certificados de matrícula otorgados antes de la entrada en vigencia de este Decreto-Ley, tendrán plena vigencia, hasta tanto sean reemplazados por la Patente de navegación, en un plazo no mayor de un (1) año.

 

 

Segunda. Las tarifas previstas en esta Ley por los servicios de pilotaje, lanchaje, remolcadores, uso de vías navegables y señalización acuática, entrarán en vigencia, a más tardar el 15 de enero de 2002.

 

 

Tercera. Sin perjuicio de lo dispuesto en los convenios internacionales, y las leyes y reglamentos nacionales referente a la responsabilidad por daños causados por contaminación, en un lapso de un (1) año, contado a partir de la publicación de este Decreto-Ley en la Gaceta Oficial, las compañías que posean terminales de carga o descarga de hidrocarburos en zonas portuarias y los astilleros e instalaciones de reparación naval, deberán contar con los medios, sistemas o procedimientos para la recepción, tratamiento y eliminación de residuos petrolíferos, químicos, de agua de sentinas, limpieza de aceites, grasas y de otros productos contaminantes, así como de los medios necesarios para prevenir y combatir los derrames.

 

 

Cuarta. Las personas poseedoras de títulos de Capitán de Altura, Primer Oficial, Segundo Oficial y Tercer Oficial mención Máquinas para la fecha de la publicación en la Gaceta Oficial de este Decreto-Ley, conservarán su título hasta la solicitud del respectivo refrendo.

 

 

Quinta. Las personas que se encuentran desempeñando funciones de pilotos o prácticos para la fecha de la publicación en la Gaceta Oficial de este Decreto-Ley y que no posean el Título de Capitán de Altura o Primer oficial, mención Navegación, continuarán ejerciendo tales funciones, siempre que cumplan con los demás requisitos exigidos en este Decreto-Ley.

 

Sexta. A partir de la publicación de este Decreto-Ley en la Gaceta Oficial, la Dirección General de Transporte Acuático, administrará los recursos de las tasas de pilotaje, los cuales serán utilizados para cumplir con las obligaciones laborales contraídas con los Pilotos Oficiales. La remuneración especial que cause la prestación del servicio de pilotaje fuera del horario hábil, será calculada cada vez que se produzca, independientemente del ciclo de navegación. Esta medida mantendrá su vigencia hasta el 15 de enero de 2002.

 

 

Séptima. El Estado privilegiará la prestación del Servicio de Pilotaje por cooperativas o asociaciones conformadas por Oficiales de la Marina Mercante, que hasta la fecha de puesta en vigencia de este Decreto-Ley se estén desempeñado como Pilotos Oficiales. Cuando el servicio de pilotaje sea prestado por personas jurídicas, estas deberán contar entre sus directivos, con por lo menos, dos (2) ciudadanos, que hasta la fecha de puesta en vigencia de este Decreto-Ley, se estén desempeñando como Pilotos Oficiales en alguna de las capitanías de puerto. Esta medida mantendrá su vigencia hasta el 15 de enero de 2007.

 

 

Octava. En un plazo de seis (6) meses contados a partir de la publicación de este Decreto-Ley en la Gaceta Oficial, la Dirección General de Transporte Acuático, oída la opinión del Consejo Nacional de la Marina Mercante con participación de los representantes postulados por la Sociedad de Peritos Navales de Venezuela, de la Unión Nacional de Pilotos Oficiales de la Marina Mercante, un Perito Naval y un Piloto Oficial por cada Capitanía de Puerto, deberá presentar a consideración del Ministerio de Infraestructura, las condiciones y el procedimiento para la reclasificación en el ámbito nacional y el estudio de los casos de jubilación, prestaciones sociales y liquidaciones, cursos de actualización, mejoramiento y calificación profesional del personal de pilotos o prácticos, peritos e inspectores navales.

 

 

Novena. En un plazo de seis (6) meses contados a partir de la publicación de este Decreto-Ley en la Gaceta Oficial, la Dirección General de Transporte Acuático, oída la opinión del Consejo Nacional de la Marina Mercante, deberá presentar a consideración del Ministerio de Infraestructura, el estudio para la reestructuración o liquidación del Fondo de Protección Social de los Funcionarios del Servicio de Pilotaje, en dicho estudio deberá tomarse en cuenta la opinión de las Juntas Directivas de la Unión Nacional de Pilotos Oficiales de la Marina Mercante y la del Fondo de Protección Social de los Funcionarios del Servicio de Pilotaje, así como la del Colegio de Oficiales de la Marina Mercante y un Piloto Oficial por cada Capitanía de Puerto.

 

 

Décima. En un plazo de seis (6) meses contados a partir de la publicación de este Decreto-Ley en la Gaceta Oficial, la Dirección General de Transporte Acuático, oída la opinión del Consejo Nacional de la Marina Mercante, deberá presentar a consideración del Ministerio de Infraestructura, el estudio para la reestructuración o liquidación del Fondo para la Capacitación Profesional del personal de la Marina Mercante.

 

 

Décima Primera. En un plazo de Seis (6) meses contados a partir de la publicación de este Decreto-Ley en la Gaceta Oficial, el Ministerio de Infraestructura, a través de la Presidencia del Instituto Nacional de Canalizaciones, deberá presentar a consideración del Consejo de Ministros, el proyecto de modernización y reorganización del Instituto y el proyecto de modificación de la ley que crea al instituto.

 

 

Décima Segunda. Antes del 15 de enero de 2002 las Oficinas Subalternas de Registro Público ubicadas en las circunscripciones de las Capitanías de Puerto, remitirán a las Oficinas del Registro Naval Venezolano, los asientos registrales relativas de los actos que constituyan, transmitan, modifiquen o extingan derechos reales sobre buques, que les han sido atribuidas por la Ley de registro Público y demás leyes que rigen la materia.

 

 

Décima Tercera. En un plazo de seis (6) meses contados a partir de la publicación de este Decreto-Ley en la Gaceta Oficial, el Ministerio de Infraestructura, a través de la Dirección General de Transporte Acuático, oída la opinión del Consejo Nacional de la Marina Mercante, deberá presentar a consideración del Consejo de Ministros, los proyectos de Reglamento:

 

  1. General de Buques, que abarque todo lo referente a: clasificación, uso, documentación, arqueo, acceso a cargas, transporte de cargas y pasajeros, uso de banderas y distintivos, requisitos de visita y zarpe de buques; títulos certificados, licencias y permisos, de los tripulantes y actos, orden y disciplina a bordo, la protección de la salud y la asistencia médica, las horas de trabajo, el alojamiento de la tripulación, repatriación y documentos de identidad de la gente de mar, la Junta Evaluadora del Ejercicio Profesional, y demás actividades propias del régimen administrativo de la navegación, a los cuales este Decreto-Ley, no haya remitido a un reglamento específico.
  2. Del Registro Naval Venezolano.
  3. De las Capitanías, Circunscripciones y Delegaciones Acuáticas.
  4. Del Colegio de Oficiales.
  5. De uniformes de la Marina Mercante.
  6. De la Educación Náutica.
  7. Del Servicio de Bomberos Marinos y Policía Marítima.
  8. Del Servicio de Remolcadores.
  9. Del Servicio de Lanchaje.
  10. De la Comisión de Facilitación del Sistema Buque-Puerto.
  11. De inspecciones navales y organizaciones reconocidas.
  12. De la Junta de Investigación de Accidentes.
  13. De la Marina Deportiva, Turística y Recreacional.
  14. De la Industria Naval.
  15. De la Casa del Marino.
  16. Del Sistema Mundial de Socorro y Seguridad Marítima.
  17. Del Sistema de Control y Seguimiento del Tráfico Marítimo.

 

El Ejecutivo Nacional queda facultado para dictar los diversos Reglamentos de este Decreto-Ley.

 

 

DISPOSICION FINAL

 

 

Unica. El presente Decreto-Ley entrará en vigencia desde su publicación en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela.

 

 

Dado en Caracas, a los treinta y un días del mes de julio de dos mil uno. Año 191º de la Independencia y 142º de la Federación.

(L.S.)

 

 

 

 

HUGO CHAVEZ FRIAS

 

 

Refrendado

La Vicepresidenta Ejecutiva

(L.S.)

ADINA MERCEDES BASTIDAS CASTILLO

 

Refrendado

El Ministro del Interior y Justicia

(L.S.)

LUIS MIQUILENA

 

Refrendado

El Ministro de Relaciones Exteriores

(L.S.)

LUIS ALFONSO DAVILA GARCIA

 

Refrendado

El Ministro de Finanzas

(L.S.)

NELSON JOSE MERENTES DIAZ

 

Refrendado

El Ministro de la Defensa

(L.S.)

JOSE VICENTE RANGEL

 

Refrendado

La Ministra de la Producción y el Comercio

(L.S.)

LUISA ROMERO BERMUDEZ

 

Refrendado

El Ministro de Educación, Cultura y Deportes

(L.S.)

HECTOR NAVARRO DIAZ

 

Refrendado

La Ministra de Salud y Desarrollo Social

(L.S.)

MARIA URBANEJA DURANT

 

Refrendado

La Ministra del Trabajo

(L.S.)

BLANCANIEVE PORTOCARRERO

 

Refrendado

El Ministro de Infraestructura

(L.S.)

ISMAEL ELIEZER HURTADO SOUCRE

 

Refrendado

El Ministro de Energía y Minas

(L.S.)

ALVARO SILVA CALDERON

 

Refrendado

La Ministra del Ambiente

y de los Recursos Naturales

(L.S.)

ANA ELISA OSORIO GRANADO

 

Refrendado

El Ministro de Ciencia y Tecnología

(L.S.)

CARLOS GENATIOS SEQUERA

 

Refrendado

El Ministro de la Secretaría

de la Presidencia

(L.S.)

DIOSDADO CABELLO RONDON